Header Ads

Senado destituye a presidenta de Brasil por corrupción, mientras Peña Nieto se burla del pueblo




Brasil.- Después de más de 8 meses de suspenso, por fin se conjura el golpe de estado en contra de la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff.

El senado la ha señalado como responsable de varios actos de corrupción por el Senado carioca y será apartada de sus funciones, aunque se le mantendrán sus derechos; con 61 senadores a favor de la destitución y 20 en contra a Dilma se le dio un mes para que remueva sus pertenencias de la casa presidencial. 

Desde el inicio, Dilma se resistió a aceptar los veredictos y los señalamientos en su contra; advirtió que se sentía juzgada injusta y antidemocráticamente: “estamos a un paso de la concretización de un verdadero golpe de Estado”, aseveró Roussef el lunes ante sus 81 juzgadores.

Se debe recordar que hace nueve meses un grupo de abogados denunciaron a la presidente por maquillar cuentas públicas a base de hacer trampas con el presupuesto mediante un enredado mecanismo de préstamos públicos. En el fondo, se le acusa de si el retraso de parte del Gobierno en reembolsar un pago efectuado por un banco público a un programa estatal se podría considerar delito o no. 

Los defensores de Dilma dicen que esto no es raro ni es delito; otros presidentes los han hecho. Sus detractores aseveran que nadie está por encima de la ley. 

La razón de la destitución siempre fue política pues la gestión de Rouseff no gustaba a los políticos brasileños. Además de que la economía nacional se despeñó en 2015 y 2016 más de 3% del PIB, además de que el paro escaló a 11%, a lo que se le suma el repunte de un 7 por ciento en la inflación. Ella protagoniza la peor recesión en 80 años.

La verdad es que el caso siempre fue político pues nunca logró forjar aliados entre congresistas ni senadores, en un ambiente político tan semejante al mexicano donde hay que dar, prometer, conspirar, agradar, conversar, ceder, entrar y salir. 

En donde Lula triunfó, Rousseff cayó por su carácter íntegro, férreo, rígido, austero prepotente y burocrático. 
 


Escrito por: Diego Velázquez R.