Header Ads

A Peña Nieto le importa un carajo el bienestar de los mexicanos, solo le interesa quedar bien con sus amigos íntimos...





Según politólogos consultados por el portal Sin Embargo, el Presidente Enrique Peña Nieto, prefiere entre sus allegados a gente que le sea leal en vez de gente eficiente, a amigos en vez de profesionales, aunque le queden mal.

No le importa que sobre ellos haya escandalo de corrupción, como en el caso de Fidel Herrera Beltrán, ex Gobernador de Veracruz y nombrado Cónsul en Barcelona, España; que demuestren opacidad como Luis Enrique Miranda Nava, nuevo Secretario de Desarrollo Social, al no declarar conflictos de interés ni bienes.

Los únicos méritos de esos políticos son ser amigos de EPN, y pertenecer a un mismo grupo, o haber aportado dinero para la campaña presidencial priista de 2012.

“En general, el poder político en México prácticamente se ha ubicado en la conformación de gabinetes en función de la amistad, porque los políticos mexicanos han definido que entre la amistad y la eficiencia, la amistad representa mayor lealtad. Entonces han elegido más que a la eficiencia a la lealtad para armar equipos de trabajo”, afirma Manuel González Navarro, investigador del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Por esos compromisos, el Presidente respaldó al ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, jefe político de Javier Duarte de Ochoa, a quien la revista Forbes consideró una de las 10 personas más corruptas de México, quien fue nombrado Cónsul en Barcelona, España, sin tener nada en su trayectoria que le hiciera acreedor de un cargo diplomático.

La lista de los amigos de Peña Nieto en sus gabinetes es muy larga, y en ella encontramos muchos que no están preparados para el puesto, como Claudia Ruiz Massieu, que de Secretaria de Turismo, pasó a titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Luis Enrique Miranda Nava que acompaña a EPN desde que era Gobernador del Estado de México. Miranda es muy cercano a él, entrañable, su “compadre” como lo llamó la ex pareja de EPN, su amigo, su cómplice. Sin embargo está ligado escándalos de corrupción y se anticipa que generará conflictos a la Presidencia.

Alfredo Castillo es otro hombre ligado al grupo Grupo Atlacomulco, de donde proviene EPN, quien ha ocupado distintos puestos en la administración actual, sin dar resultado alguno. 2016 fue nombrado titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte entregando resultados muy escuetos y generando escándalos y pelitos.

Y así se puede seguir enumerando.  Las lealtades son tales que, aun cuando llegan a ser destituidos para “taparle el ojo al macho” luego de un grave error, son colocados al poco tiempo en otra dependencia, como en los casos de Humberto Benítez Treviño, padre de Lady Profeco y Jesús Murillo Karam, ex Procurador General de la República.



Escrito por: Alexander Garín Rojas