Header Ads

Apenas había cumplido 90 años cuando su hija murió, entonces retomó su oficio de paletero






Little Village, Chicago; Estados Unidos.- Da coraje saber que hay tantos hombres más 'fuertotes' pidiendo dinero en las calles o atracando gente, mientras otros gustan de ganarse el pan con el sudor de su frente y de forma honesta.

El que quiere, puede; y sin molestar a nadie.

Fidencio Sánchez, de 90 años de edad no quiere ni piensa dejar de trabajar. Es un ejemplo de constancia y esfuerzo.

El adulto mayor vive en los Estados Unidos y todos los días empuja un carrito de paletas de hielo que vende para sostenerse a él y a su esposa.

Hace dos meses ya se había retirado, pero su hija falleció y tuvo que volver a las calles a vender.
Sin embargo, un alma noble y caritativa se dedicó a promover la historia del hombre, y hasta el momento se han logrado reunir más de 130 mil dólares en la página gofundme.com para que el hombre se retire y disfrute de sus últimos días digna y tranquilamente.

“Me rompió el corazón ver a este hombre que, en lugar de disfrutar de su jubilación, sigue trabajando. (...) Estamos tratando de recaudar dinero para ayudar en lo que podamos”, cita el texto en internet donde se recauda el dinero.

Hace poco Fidencio recibió la noticia del total del dinero que se juntó. Aseguró que parte de lo recaudado será destinado a una iglesia de su pueblo natal, en México; otra parte se dará al barrio en que habita y otro tanto se enviará a su familia del otro lado de la frontera que también requiere dinero.



Escrito por: Diego Velázquez R.