Header Ads

El nuevo titular de la Sedesol, es un rico prepotente y corrupto que todo el tiempo va rodeado de guardaespaldas.






Luis Enrique Miranda Nava, compadre de Enrique Pela Nieto y el nuevo encargado de combatir el rezago y la pobreza en México al frente de la Sedesol, es un rico prepotente que todo el tiempo va rodeado de guardaespaldas.

Es amante de uno de los deportes más costosos: el golf. Cuando juega con su compadre EPN, cierran los campos por horas para no ser molestados. Es socio de Club de Golf Los Encinos y del Ixtapan Golf Resort Country Club, donde posee lujosas villas. 


En esos clubs los compadres han pasado horas y horas de recreación, platicando sobre la cúpula del poder en el país.  

Resulta irónico que Luis Enrique Miranda haya sido nombrado para defender a los pobres, porque de forma indirecta los pobres han sido vulnerados por gente relacionada con él, como los San Román.

Debido al comparezco Peña Nieto lo llamó a su gobierno estatal en el Estado de México, y lo hizo subsecretario de Gobierno en 2007, donde estuvo dos años hasta hacerse secretario.

La competencia suya para estar al frente de la Sedesol está muy en duda. La propia ex pareja de EPN, que lo conoció bien, lo asevera. Su currículum no presenta ningún dato de experiencia en combate a la pobreza.

En el Gobierno del Estado de México le tocó el movimiento de los comuneros de San Salvador Atenco quienes se oponían a la construcción del Aeropuerto Internacional de Texcoco, cuyos líderes que defendían las carreteras con palos y machetes, recibieron demandas penales.

Su declaración patrimonial en la Secretaría de la Función Pública declara solo sus antecedentes escolares y laborales. Ha omitido señalar propiedades inmuebles, ni bienes muebles ni inversiones.  Y en sus conflictos de interés la información que ha dado también es muy parcial.


Escrito por: Alexander Garín Rojas