Header Ads

El presidente de Filipinas paga a sus ciudadanos por matar a drogadictos y narcos






Filipinas.- Un matrimonio filipino ha matado a unas 800 personas en la sangrienta guerra contra las drogas encabezada por el presidente del país, Rodrigo Duarte. “Para nosotros es trabajo. Cuando hay trabajo hay dinero", explicó la pareja filipina a la cadena SBS.

Ellos dirigen uno de los numerosos grupos responsables del asesinato de traficantes y consumidores de drogas ordenados por la Policía. Por cada objetivo que logra, la pareja se gana cien dólares.
Para esto, reciben una llamada de un policía, que les da un nombre y una foto de la persona que deben matar. Tienen tres días para llevar a cabo el asesinato. Uno de esos días lo dedican a la plantificación del crimen. Cuando localizan a la victima nunca disparan una vez, sino que se aseguran que sus presas estén bien muertas.
La pareja asevera que acepta este empleo pues es una de las pocas formas de ganar mucho dinero en un país donde el salario promedio es de 380 dólares al mes.

"Desde el principio, cuando empecé, sabía que era muy arriesgado. Pero si no lo hago hay un riesgo aún mayor de no poder alimentar a mi familia. Porque yo no puedo hacer ningún otro trabajo", explica el hombre del matrimonio, haciendo hincapié en que si no aceptan el trabajo, los asesinados pueden ser ellos.
Por su parte, la esposa reconoce: "Cuando vuelvo a casa, veo a mis hijos, me siento culpable", pero agrega que las personas a las que mata son "mucho peores" y que si no los mata perecerán más vidas. "No he hecho nada malo. Si no fueran malas personas no se habrían encontrado en esa situación", sostiene.

Escrito por: Alexander Garín Rojas