Header Ads

Estados Unidos intentó comprar los estados de Oaxaca, Veracruz y Tabasco, para construir un gran canal








A finales del sigo XIX, Estados Unidos deseaba unir sus costas a través de un canal interoceánico, fue así como se fijó en el Istmo de Tehuantepec.  Como México estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para favorecer los intereses de Estados Unidos, el país vecino intentó varios trucos para adueñarse de la zona.

Primero fue directo y solicitó a Porfirio Díaz la venta de los estados de Oaxaca, Veracruz y Tabasco. Pero el gobierno mexicano respondió con un rotundo no.
Como Díaz estaba seguro de que Estados Unidos, al desear su canal interoceánico, invadiría México, comisionó al general Raúl Mondragón para defender el Istmo.

Este general, uno de los mejores de la historia de México, fue el encargado de dotar de artillería a los puertos de Salina Cruz y Puerto México con cañones, algunos de los cuales diseñó el mismo. Para tal caso mandó también construir a Alemania un arma secreta y especial.

Estados unidos envío a su Séptima División del Pacífico a tomar por asalto Salina Cruz, tal como Mondragón esperaba. Mondragón se encontraba en altamar solo con once artilleros, frente a un acorazado estadounidense y varias fragatas.

Al no tener más opción, ordenó a sus hombres disparar su arma secreta. Había diseñado un artefacto hecho con dos cañones de la familia Krupp, con alcance de quince kilómetros. Primero disparó una advertencia, que cayó justo enfrente del acorazado. Los estadounidenses se quedaron estupefactos, pues no creían que México tuviera un arma tan poderosa.

Luego dispararon por segunda vez y acertaron justo en la proa, destruyéndola. Boquiabiertos, los estadounidenses se dieron cuenta de que de seguir avanzando, serían destruidas todas sus embarcaciones, por lo que se ordenó su retirada.

La formación de Estados Unidos se mantuvo tres meses a once millas del puerto hasta partir luego definitivamente a su país, cuando Estados Unidos había cambiado ya su plan y escogido a Panamá para el su proyecto de canal transoceánico.


Escrito por: Alexander Garín Rojas