Header Ads

Una mujer de 66 años lleva cargando a su nieta discapacitada todos los días a la escuela





China.- Un caso dado en localidad de Yibin, en la provincia de Sichuan, en China ha ilustrado perfectamente el amor que puede tener un abuelo por sus nietos.

Y es que la niña Fang Mei Qiu, de 14 años, a pesar de tener una discapacidad motora no ha faltado un sólo día a la escuela, pues su abuela, una anciana de 66 la llevaba todos los días cargando en la espalda a pie por un tramo de cuatro kilómetros entre montañas.

La niña nació con un problema en las rodillas que le impide soportar su propio peso. No puede permanecer en pie sin sentir unos dolores terribles, menos caminar. Requiere ayuda para moverse. Por si fuera poco, sus padres la abandonaron, quedando al cuidado de los abuelos.

Como el abuelo ya esta muy enfermo y viejo, sólo su abuela puede cuidarla y atenderla. Ella ha tenido que despertar todos los días a las cinco de la mañana para prepararse para llevar a la niña a la escuela.



Como el terreno está muy accidentado, lo recorrían en una hora y media. Se detenían a descansar unas cinco veces. A pesar de esto, siempre llegaron a tiempo para que la niña entrara a la escuela a las 8:30. 

Este mismo recorrido lo hicieron cinco años, ya que los padres simplemente abandonaron a la niña. La abuela la cuidó y cargó con amor.

Lo que le preocupa a la abuela es qué pasará cuando ella ya no pueda estar allí para apoyarla, le preocupa el destino de la niña y cuando piensa en ello no puede soportarlo. Cuenta que a veces tiene pesadillas y despierta sobresaltada.

La niña por su parte valora el esfuerzo que hace su abuela y le hecha muchas ganas a la escuela. Sus sueños no son nada ambiciosos: desea vivir en un lugar plano donde al menos pueda arrastrarse y ver por fin a sus abuelos en una casa linda.

Afortunadamente,  luego de hacerse viral el caso y darse a conocer masivamente en medios de comunicación, las autoridades locales intervinieron, y ahora la familia ha sido instalada en una casa más cercana a la escuela, a la niña se le proporcionó una silla de ruedas  y se le canalizó a una institución de salud para ser valorada y tratada.



Escrito por: Alexander Garín Rojas