Header Ads

El vendedor de empanadas le saca provecho a su fama, cobra 200 pesos por una selfie o 2 mil pesos por una entrevista







Acapulco.- Luego de que Francisco Orihuela, el niño empanadero de Acapulco, se hiciera famoso gracias a las redes sociales y a los medios de comunicación, sus ventas se han incrementado considerablemente, según el periódico Milenio. Si antes tardaba una tarde vendiendo las empanadas en la playa, ahora en solo una hora y media vende casi el doble solamente en su colonia. 

La gente ya lo reconoce y le pregunta si él es el “Mercadólogo del futuro”, a lo que él contesta que sí. Luego de eso le compran hasta seis órdenes de una sola vez. Sin embargo sigue acudiendo a la playa.

Y es que tanto ha subido su popularidad que la gente ya le pide fotos. Lo que ha sido aprovechado por el niño emprendedor para aumentar sus ingresos. 

A cambio de la fotografía o un video de medio minuto donde el muchacho sale hablando con sus particulares gracias y ocurrencias, pide una “cooperación voluntaria pero obligada por derechos de imagen” de 50 pesos y 200 pesos respectivamente.
El joven, cuya pasión son las ventas y la mercadotecnia, ha aumentado de esta manera sus ingresos en los últimos días.



Algunas de las fotografías donde posa para gente que así se lo pide en la playa o la calle ya están circulando en redes sociales. La gente que se le ha acercado afirma que es un joven que de verdad sabe aprovechar su facilidad de palabra para beneficiarse como vendedor.

Si usted desea una foto con él puede encontrarlo en el tramo que va de Gran Hotel a Calinda, el mismo recorrido que hacía cuando vendía empanadas en la playa, y donde le llegó la fama gracias a una grabación.



Escrito por: Susana Soto Marina