Header Ads

Ex testigo de Jehová confiesa: "Un padre puede ver a su hijo sangrar hasta morir y no hacer nada"




La práctica de los testigos de Jehova de prohibir a los fieles recibir trasfusiones sanguíneas se encuentra dentro de una gran discusión legal, sobre todo tras darse el caso en 2002 de Bethany Hughes, una adolescente de 16 años que se re rehúso a recibir sangre tras ser diagnosticada con leucemia, informa la agencia de noticias RT. 

"Los años de intenso adoctrinamiento, asistiendo a cinco o más reuniones semanales, junto con una influencia, presión y coerción indebidas, privan a un testigo de Jehová de la libre elección", contó su padre, ahora ex testigo de Jehova.

Es que los testigos Jehová creen que la Biblia prohíbe estas trasfusiones y que recibir una es pecado. De hecho consideran que una persona puede recibir el alma de una persona por medio de su sangre, por lo que si el donante era loco, homosexual o pecador, así se hará la persona que reciba la sangre. Por lo que los fieles no están en condiciones de decidir contando con información verídica, informa la cadena
CBC News.

La información errónea conduce a los pacientes a correr riesgos mortales. Como en el caso de dos mujeres que en octubre pasado, argumentando estar  "perfectamente informadas" sobre los riesgos, rechazaron las trasfusiones luego de perder mucha sangre en el parto.
El padre de Hughes recuerda que cuando entró a la religión lo hicieron firmar un documento en el que lo obligaban a rechazar trasfusiones de sangre, y donde decía que de no hacerlo estaría metido en un gran problema. 

Él asegura que esta "desinformación" y coerción es para controlar la mente de los seguidores de la religión.

Fue así como en su caso a diario llegaban al hospital donde estaba internada su hija enviados de la religión para corroborar que ella no recibiera ninguna trasfusión. Del mismo modo, recibía cientos de cartas de todo el mundo, alentando a la muchacha a “ser fiel y morir por Jehová".

El padre decidió romper con la religión el no encontrar nada en las escrituras que prohíba esta práctica. Pero al hacerlo fue abandonad por su esposa y su hijos. "Sabía que iba a perder a mi familia, pero quería que mi hija tuviera la oportunidad de vivir, así que hice todo lo posible para que ella recibiera los tratamientos apropiados". Un tribunal finalmente ordenó que Bethany recibiera la sangre, pero murió al poco tiempo debido al estado avanzado de su leucemia.

 Escrito por: Alejandro Rojas