Header Ads

Según especialista, el alma escoge a los padres y a la familia donde va nacer un bebé, hasta 3 meses antes






Según el libro Los nueve peldaños de Anne Givaudan y Daniel Meurois, el alma de un bebé escoge a los padres de la familia en la que va a nacer, y lo hace hasta tres meses antes de la concepción. Por tal motivo, dicen, no es cierto que nadie escoge donde va a nacer. Es así porque los padres serán los mejores maestros en la vida de la futura alma.

Para los autores, el alumbramiento es un acto muy importante para un alma y muy doloroso, mucho más que la muerte. Por lo que el parto necesita de paz y respeto. Las vidas estresantes y complicadas pueden afectar al alma qua viene al mundo. También son vitales el amor y la tranquilidad.

Si la madre siente miedo durante el alumbramiento, el alma duda de si nacer o no, afectándola. Solo el amor es la respuesta a ese momento milagroso.

Cuando el bebé nace, el amor se convierte igualmente en lo más importante para su existencia. La estabilidad emocional de la madre y su entorno son lo más valioso para que el alma del bebé encuentre bien acogida y el cuerpo se desarrolle física y espiritualmente bien.

Dado que el alma que reside dentro del bebé es anterior a él, es necesario dejar de infantilizarla en el trato. Hay que hablarles a los bebés con palabras y frases completas.

Los padres deben también respetar siempre la individualidad de los bebés, sabiendo canalizar su ternura y amor para que éstos se desarrollen como sí mismos. No son una materia que hay que modelar. Ellos deben por si mismos vivir la maravilla única de la existencia.




Escrito por: Wilfrido Matías Salazar