Header Ads

Una pareja de sordomudos yucatecos desean tener un hijo, pero son primos hermanos






Chicán, Yucatán.- Adán y Lucía son una pareja de sordomudos que son primos hermanos entre sí, habiéndose casado a la muerte de sus padres. Su historia fue publicada por El universal.

Adán tiene 54 años y Lucía 45. Ella ha sido diagnosticada con problemas en la matriz, aún así quieren tener un hijo y lo intentará. “Aunque no oiga ni hable; que sea como nosotros”, confesaron.

Adán es albañil y también tiene 40 mecates de milpa. Con un apoyo de Sedesol está levantando su vivienda de mampostería, en la que vivirá con sus hijos, según explica en lenguaje de señas.


Lucía atiende a los pavos, gallinas y hortalizas en el amplio terrero que le regaló uno de sus abuelos.

Adán asegura que de niño oía bien, pero un día se le infectaron los oídos y no lo pudieron atender, lo que lo dejó sordo. Lucía por su parte asegura que siempre fue sorda y muda. Ninguno de los dos ha usado alguna vez aparatos auditivos.

Ninguno de los dos tiene intenciones de salir de su pueblo. Y como buenos chicanenses siguen haciendo su vida como les enseñaron sus ancestros: haciendo en trabajo diario del campo. 

Ahora quieren tener hijos para mantener el apellido maya al que le son fieles, no les importa si hereda la discapacidad. Son conscientes y quieren correr el riesgo.


Escrito por: Alexander Garín Rojas