Header Ads

El gobierno de Peña Nieto le perdonó al hermano de Margarita Zavala 521 millones de pesos






Ciudad de México.- Los impuestos solo los pagan los ciudadanos y los incautos. Los de la alta esfera política mexicana se burlan del SAT y de todos a los que nos exprimen nuestro salario centavo a centavo. 

Este es el caso del hermano de Margarita Zavala de Calderón, a quien el Sistema de Administración Tributaria le perdonó en 2015 el pago de 521 millones 035 mil 643 pesos por concepto de impuestos por la Alta Empresa S. C. de R. L. de la que es propietario.
Esta empresa de la que quiere ser presidenciable en 2018, se encuentra entre las 20 empresas a las que se les canceló la mayor cantidad de impuestos el año pasado: ocupa el sitio número 13

Pero eso no acaba allí: la empresa es totalmente opaca. No tiene información pública sobre sus movimientos, dirección, o números telefónicos.

En un rastreo que realiza el portal de noticias Vanguardia, se encontró un vínculo con Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de la ex primera dama, Margarita Zavala de Calderón

Es un pasado que se originó en Yucatán, con la digitalización del Registro Público de la Propiedad que fue operado por Hildebrando S.A. de C.V., gracias a que la empresa que ganó la licitación la contrató.

En 2006, la empresa Servicios Integrales Heres S.A. de C.V., con residencia en Chiapas, ganó una licitación por 32 millones de pesos a cambio de digitalizar 8 mil 600 tomos del Registro de la Propiedad Pública de Yucatán.

Sin embargo, la polémica crece cuando los trabajadores que trabajaban para el Gobierno de Yucatán, descubrieron que su salario fue expedido por Servicios Integrales para la Alta Empresa, con recibo de Aguascalientes, de una empresa de Diego Hildebrando Zavala.
El país no avanza porque el mexicano sea ignorante, no. Sino que el Gobierno Federal sigue manteniendo la impunidad y la corrupción a favor de la cleptocracia endogámica institucionalizada que exprime los recursos de la Nación. 

El Sistema Nacional Anticorrupción no parece ser suficiente para poner en orden la administración. Tampoco se le ve voluntad política a los gobernantes.


Escrito por: Diego Velázquez R.