Header Ads

Felipe Calderón fue el autor de los gasolinazos que hoy ahorca al pueblo, impulsó el IEPS






Ciudad de México.- Mexicano, ¿Usted sabe exactamente como se compone el impuesto a la gasolina? ¿Y a dónde va a parar ese dinero? 

¿El gobierno Federal miente con el aumento? Aquí se lo decimos. 


Para comprender la situación de los combustibles en México, hay que entender la estructura de su precio. Si desglosamos la estructura porcentual del precio de la gasolina Magna –la que más se vende en México- pagamos lo siguiente: 

43 por ciento es el precio de referencia internacional (el que califican José Antonio Meade y especialistas como el precio global del petróleo y al cual se le quiere atribuir el aumento)

26 por ciento de Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) (en este, se encuentra el ‘impuesto inventado’ del Gobierno) 

14% de margen comercial, mermas y costos de transporte

17 por ciento del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) 

Ahora bien, si México contara con un gobierno eficiente y existiera un verdadero mercado competitivo, el consumidor no debería pagar el IEPS, para que desembolsáramos 10 pesos por el litro de gasolina

Pero, ¿Qué es el IEPS?

En diciembre de 2007, bajo el gobierno de Felipe Calderón, la Cámara de Diputados aprobó este impuesto ‘especial’ el cual se destinaría a obras de medio ambiente e infraestructura nacional. Sin embargo, no se ha sabido nunca bien a bien cuál es el destino de estos recursos. En su mayoría se han utilizado para el gasto corriente de la Federación. 

El impuesto, en términos simples, busca dar más recursos a los estados del País y a la Ciudad de México. 

Debido a la indisciplina fiscal de la administración de Enrique Peña Nieto es que se planea no realizar un aumento de impuestos directo, lo cual significaría una medida impopular. La solución es, seguir tirando gasolinazos para solventar el déficit en que se encuentra la Federación. 

Queda claro que el problema no es la liberación del precio de los combustibles a nivel internacional, sino la adicción del Gobierno a los impuestos.



Escrito por: Diego Velázquez R.