Header Ads

Por una decepción amorosa este famoso modelo cayó en la ruina, hoy duerme en las calles




Cali, Colombia.- De comer en los más finos restaurantes, a rascar un bocado en la basura. Así es la vida de este modelo colombiano que la desgracia, las malas decisiones y su gusto por el crack lo han llevado a vivir en la miseria. 

Gustavo Vásquez hace 11 años desfilaba en las pasarelas de Berlín, Munich, Hamburgo y Francfort con sus mejores pasos y mostrando la última moda de Europa a cientos de miles de potenciales compradores.

Los lentes de las cámaras le apuntaban a sus 19 años cuando comenzó a modelar enfundado en casimir y seda; ahora, en las calles caleñas se le ve sucio y harapiento, durmiendo sobre las baldosas. 

No es ni la centésima parte de la persona que modelaba para Bruno Banani y que ahora vive en refugios católicos y tiene las marcas de quien consume crack y cristal a montones.
Hace 11 años, de pronto, consolidado en su carrera, decidió darle un giro y dedicarse al fisicoculturismo. Pero el abandono de una pareja y la muerte de su madre adoptiva lo condujo a una depresión profunda. 

Su adicción a las drogas y la vida ostentos terminaron con sus ahorros y su dinero. Al día de hoy, Vásquez vive en las calles comiendo gracias a la caridad y a la moneda que le regala alguna buena alma.

Algunas veces duerme en un refugio, menos cuando está drogado, pues dice, es por respeto a Dios. Sin embargo, la mayoría del tiempo elige el crack y las calles.


Escrito por: Diego Velázquez R.