Header Ads

Coca Cola y Pepsi sobornan con varios millones a gobiernos, médicos y a universidades para que oculten los daños...






Las grandes compañías de refrescos, como Coca Cola y Pepsi han invertido millones en silenciar estudios sobre el impacto en el organismo del azúcar en sus bebidas. Actualmente el mundo sufre una epidemia de gordura y esta se debe principalmente a las bebidas azucaradas, tal como ya se demostró.

Y es que cada lata convencional de refresco, en solo 355 ml, contiene 40 gramos de azúcar. La Organización Mundial de la Salud recomienda únicamente 25 gr.

Según un estudio publicado en American Journal of Preventive Medicine, las dos grandes compañías antes mencionadas financiaron en Estados Unidos a 96  organizaciones dedicadas a la promoción de la lucha contra la obesidad y a inculcar hábitos saludables. 

La meta de este financiamiento era limitar las críticas del ámbito científico hacia los refrescos para restar crédito a las leyes que limitan el consumo de estos.

De este modo, asociaciones como la Asociación de Diabetes de EE UU, la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil la Sociedad Americana de Cáncer y el Centro de Control de Enfermedades, recibieron grandes sumas de dinero y se sintieron comprometidas a no atacar a sus patrocinadores.

La investigación se centra solo en organizaciones de Estados Unidos, pero el número de organizaciones silenciadas es mucho mayor, pues incluye a otros países del mundo.
Un caso: la ONG Save the Children presionaba para que refrescos recibieran un impuesto, pero en 2010 dejó de hacerlo tras recibir más de cinco millones de dólares de Coca-Cola y PepsiCo.

Entre 2011 y 2014, Coca-Cola gastó más de seis millones de dólares (al año en este tipo de acciones, mientras que PepsiCo gastó tres millones, según el estudio.



Escrito por: Alexander Garín Rojas