Header Ads

El hijo menor de Donal Trump sufre de autismo, el dinero no lo cura todo



Donald Trump no va ser un problema mucho tiempo, sólo hay que esperar que su hijo le haga caso a las voces que escucha en su cabeza y lo mate.



Ciudad de México.- Aunque el dinero es una gran ayuda para varios males en la tierra, no lo es para todos: el hijo del presidente de los Estados Unidos podría sufrir uno o múltiples problemas mentales. 

Así es, el único y misterioso hijo de Donald y Melania Trump, Barron Trump de 10 años, podría padecer autismo, visos de esquizofrenia, así como falta de sinapsis mental lo que explicaría que en sus presentaciones en vivo se comporte de forma extraña y aislada.
Un par de personajes nos dieron la pista sobre este hecho: la comediante norteamericana Rossie O’Donnell y un youtuber también estadounidense, James Hunter

La histrión subió un video a redes sociales donde apunta las ‘señales’ que indicarían que Barron Trump padece autismo; explicó que su hija menor –Dakota de 3 años- padece la misma enfermedad y por ello reconoció los síntomas. Al poco tiempo, los tuiteros le cayeron en tropel, por lo que se vio obligada a bajar el clip y a explicar que no lo hizo con mala voluntad.





El video original ‘¿Barron Trump es autista?’ pertenece a James Hunter quien también se vio obligado a bajar el video por las quejas de cibernautas que solicitan no involucrar al niño en el debate post electoral.

Por lo pronto, nosotros hemos conseguido el video que es por demás revelador y Barron muestra ciertas actitudes autistas: mirada perdida, gestos que indican fuertes jaquecas, no reacciona ante el entorno, realiza movimientos y actividades repetitivas por largo plazo, es ansioso, no se mantiene en su lugar, parece ajeno a la situación que lo circunda o no establecer contacto visual directo.

El chico vive en el ático de la Trump Tower, en la Quinta Avenida, ubicada en Nueva York. Se sabe que su madre eslovena es sobreprotectora con él, pues siempre está al pendiente de que se exprese de forma adecuada, de la forma en que come, como se sienta o como está el nudo de su corbata.

Barron estudia desde que era un bebé en la Columbia Grammar Preparatory School, un exclusivo colegio de Manhattan. Melania Trump no estaría de acuerdo en que el pequeño se mude a la Casa Blanca, no aún. 

El más chico de los Trump habla tres idiomas: inglés, francés y esloveno. Lo que más odia Barron es que su padre haya ganado la elección pues ahora tendrá menos tiempo para compartir. Cuando no estudia, lee o juega golf con su padre, juega videojuegos a placer. Odia las cámaras y la popularidad, así como salir de la Torre Trump pues los reporteros lo único que desean es una foto exclusiva que demuestre que es un freak torturado por su padre.

Por lo pronto, Melania Trump asegura que el pequeño es sumamente inteligente y que sí se le ha visto bostezar en más de una ocasión en actos públicos es porque estos eventos son insoportables para niños de 10 años.


Escrito por: Diego Velázquez R.