Header Ads

James Polk fue el presidente estadounidense que le robó la mitad del territorio a México, también era racista como Trump





Ciudad de México.- Las acciones sin sustento legal, jurídico o racional que realiza hoy en día el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, no son originales. 

Ya en el año de 1847 el entonces mandatario James K. Polk también utilizó la fuerza bruta para quitarle la mitad del territorio a México. Ese era el otro presidente ‘gringo’ que odiaba a los mexicanos.

VER VIDEO:



Podríamos estar viviendo una situación similar con el muro fronterizo que pretende construir el magnate. 

La pretensión de Donald Trump de que México pague el muro es similar a la decisión que a mediados del Siglo XIX tomó Polk, cuando impuso la decisión de que el vecino del sur vendiera lo que hoy es Nuevo México y otros estados.

Según el investigador del Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México (Colmex), Gustavo Vega, las decisiones de Polk y Trump “no tienen sustento jurídico, legal y no tienen ninguna legitimidad; solo es el poder brutal”

Según el especialista, los estadounidenses tienen el legítimo derecho de construir un muro de más de 3 mil kilómetros en su frontera sur (de la cual ya existen más de mil kilómetros construidos en segmentos), pero el problema es que buscan que México lo pague.

“Esa no es una manera de negociar, sino una imposición. Una negociación es para que los dos países ganen. Polk nos lo impuso”, sentenció Vega al respecto. 

James K. Polk era tan impopular como Trump al inicio de la elección presidencial. Sin embargo su política anexionista y de odio hacia los mexicanos le ganaron el favor de los votantes.

El 25 de abril de 1846 tuvo lugar la primera lid entre los ejércitos americanos y mexicanos. En ese entonces Polk mintió al declarar al Congreso que los aztecas habían atacado primero: “Sangre norteamericana se ha derramado en suelo norteamericano”, dijo en su momento para legitimar su avance

Pero en verdad, dos semanas antes los estadounidenses fueron los que provocaron a los mexicanos en el Río Nueces

En su momento, el cobarde y frío presidente Antonio López de Santa Anna –quien no ganó nunca una batalla más que las publicitarias- mandó a Alejandro Atocha a negociar con Polk, a Washington. México obtuvo solamente míseros 30 millones de dólares a cambio de su rendición y de ceder la mitad del territorio nacional

En comparación, Trump está usando la misma estrategia brutal. La pregunta será si nuestros gobernantes tendrán la misma sangre ligera para negociar o por fin –y de una vez por todas- hacerles saber a los americanos que México es un buen vecino, pero digno y orgulloso si se le molesta en su honor.


Escrito por: Diego Velázquez R.