La Secretaría de la Función Pública detectó 32 priistas con títulos profesionales piratas





Ciudad de México.- Si ya sabemos que en el Partido Revolucionario Institucional están acostumbrado a la trampa para llegar a cumplir sus objetivos, de tal modo que mentir en el Currículum Vitae es un pecadillo menor.

Se revela que por lo menos 32 funcionarios priistas del Gobierno Federal cuentan con títulos profesionales falsos.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) presentó 21 denuncias penales ante la Procuraduría General de la República (PGR) y elabora otras 11 por el delito de usurpación de profesión, contra 32 servidores que entregaron cédulas y títulos profesionales falsos.

Además la Dirección General de Profesiones, de la Secretaría de Educación Pública (SEP), presentó dos denuncias penales por la misma causa, y en otros casos similares no procedió la presentación de esa herramienta. 

Investigaciones realizadas por la dependencia en 2011 descubrieron que 36 servidores públicos presentaron documentación apócrifa al ingresar a las secretarías del Trabajo y de Salud, así como al Instituto Mexicano del Seguro Social y Nacional de Salud Pública, al Hospital Juárez de México y al Centro de Recursos Educativos Avanzados en Chiapas. 

De las cédulas detectadas, 23 corresponden a personal de mando medio y superior con pasado de militancia priista, una dirección general, dos direcciones generales adjuntas, ocho direcciones de área, cuatro subdirectores y ocho jefes de departamento; otros ocho documentos falsos corresponden a personal de apoyo.

Además la SFP encontró a cinco servidores públicos de la Secretaría del Trabajo en la misma situación, pero al estar adscritos a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), la dependencia carece de facultades para sancionarlos.

En consecuencia, dos servidores públicos fueron inhabilitados por 10 años y destituidos, uno fue inhabilitado por cinco años y destituido; otro fue inhabilitado por cinco años y destituido; cuatro fueron inhabilitados por dos años y destituidos; cinco fueron inhabilitados por dos años y tras fueron inhabilitados por un año.

En otros cuatro casos sigue abierto el proceso. Por lo pronto sabemos que mientras los profesionistas estudian y se esfuerzan por mejorar en su realización personal, a algunos militantes del PRI les gusta el camino corto y corrupto.



Escrito por: Diego Velázquez R.