Header Ads

Productores oaxaqueños rematan sus jitomates a 75 centavos el kilo, no pueden exportar



Crédito fotografía: Sayra Cruz

Oaxaca.- Mientras vía redes sociales, en el país, se está impulsando un boicot a los productos de Estados Unidos por la política de Donald Trump, decenas de productores de tomate de la región de Valles Centrales de Oaxaca sufren severas pérdidas por falta de ventas.

Ayer, con preocupación veían pasar las horas situados a un costado de la carretera que conduce del Periférico al Mercado de la Madera, porque no terminaban de comercializar las toneladas de tomate que llevaban.

Algunos de los vendedores acusaron que no se logró ni para la comida, pero en lugar de desechar cientos de kilos, decidieron rematarlo.

Que den algo
 
El tomate se llegó a vender hasta en 75 centavos, 2 y 3.5 pesos por kilo en las Riberas del Río Atoyac; la crisis les hizo rematar su cosecha aunque no obtengan ganancias ni el dinero invertido para el trabajo en los invernaderos.

Los vendedores señalaron que debido a la alta producción en este mes, han "regalado" las cajas de este fruto –en enero de 2016 la reja o caja de este fruto llegaba a los 300 pesos-, ahora bajó al mínimo.
En un recorrido que realizó EL PERIODICO EL IMPARCIAL, se encontraron decenas de camionetas cuyo cargamento era de tomate de primera, segunda, tercera y cuarta, de varios tipos.
Los precios oscilaron entre los 15, 20, 30, 50 y hasta 70 pesos la caja de 20 kilos, también había cubetas del mejor tomate a 20 pesos por cada una de ellas.

Manuel Morales, productor de San Pedro Mártir, Ocotlán, explicó que el fruto que lleva está en 1.50 el kilo. El más caro era de 70 pesos la reja con 20 kilos; no obstante, uno de sus compañeros que estaba en la misma fila, vendió un tomate mediano a 15 pesos la caja.

"Está muy barato, estamos rematando para poder sacar algo de dinero porque hay mucha producción", comentó el horticultor.

Entre los vendedores estaba Emiliano Pablo de Santa Lucía, Ocotlán; con unos cinco años en esta cosecha, no registra en su memoria una época más cruel en cuanto a ganancias como ésta.
"Todos cosechamos en este mes porque hace un año estaba muy caro, lo que estamos dando en 50 pesos estaba en 300 y pensamos que iba a estar igual", lamentó.

Junto con sus hijos y esposa realiza los trabajos en sus cuatro invernaderos, ésta es la forma en la que obtienen recursos económicos. Además, con la siembra del tomate ofrece empleos a sus vecinos, contrataciones que ve en riesgo por la falta de ingresos. "Podríamos dejar de contratarlos porque no tenemos con qué pagarles", dijo.

Esta producción consta de varias etapas: sembrado, regado, el abono, así como la limpieza y la enredada que requiere de la mano de obra. El tiempo es de cuatro meses entre trasplantar la cosecha.
Emiliano Pablo invierte 80 mil pesos en una superficie de 2 mil 500 metros, recurso que ve difícil recuperar en esta ocasión.

El precio del dólar les afecta

"Ahorita no estamos sacando ni la inversión, la gasolina está muy cara, la semilla subió porque se cotiza en dólares y todo va variando", lamentó el productor de la región de Valles Centrales.
En sus comunidades, le regalan kilos de tomate a familiares y vecinos y hay toneladas que se van a la basura.

En la misma situación se encuentra Prisciliano Vásquez del distrito de Ocotlán, quien ayer llevó casi 200 cajas de tomate y a unas horas de irse a su comunidad registró una venta del 50 por ciento.
"Nos fue muy mal, esperamos que la gente llegue a comprar nuestros productos porque vendrían a invertir en la economía de nuestras familias", expresó.



Una investigación de  Sayra Cruz