Header Ads

18 funcionarios y 78 militares cuidan a Felipe Calderon y se les paga 50 millones anuales







Ciudad de México.- Felipe Calderón habla de que AMLO es incapaz de reconocer un gesto de generosidad, como el que realizó donando su pensión a una asociación de niños con cáncer. Sin embargo, como ex presidente que es, todavía le quedan muchos privilegios de los que prefiere no hacer alarde.

Por ejemplo, al servicio del michoacano se encuentran 78 militares y 18 civiles según datos del Instituto Nacional del Acceso a la Información (INAI) y de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Entre ellos se encuentran elementos del Ejército, Marina y Fuerza Aérea. A los mexicanos, la seguridad de FECAL nos cuesta 37 millones de pesos al año; 

También tiene a su servicio 18 civiles que le ayudan a montar una pequeña ‘oficina’ y un cuerpo de trabajo. Ellos cobran por asesorar al ex mandatario 14 millones de pesos anuales.

Estos datos fueron obtenidos por el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador. Los presentó luego de que Calderón anunció la donación al centro de ayuda para el Cáncer, ‘Aquí Nadie se Rinde’. 

Como reporta el Semanario Proceso Felipe tiene a su cargo a 78 militares que desglosados son: 1 general de división, 4 de teniente coronel, 8 tenientes y 8 de tropa del Ejército; de la Armada son 2 capitanes de fragata, 4 tenientes fragata y 16 de tropa. De la Fuerza Aérea se registran 1 teniente coronel, dos tenientes y 8 cabos.

Pero tampoco nombra Calderón los otros tipos de beneficios que le trae su retiro de la presidencia como pago anual de servicios telefónicos, derecho a un automóvil para él y su esposa con blindaje y seguridad, así como uno para sus hijos; recibe además tres autos para sus escoltas, pago de tenencia y todos los impuestos vehiculares y su mantenimiento. 

A Felipe Calderón y a Margarita Zavala también se les cubren los servicios públicos para sus residencias, predial, jardinería, renta y arriendo, luz, limpieza y distintos bonos.
Verdades a medias para alzarse el cuello.




Escrito por: Diego Velázquez R.