Header Ads

El líder sindical más rico de México, obtiene 100 millones de pesos solo por 2% de contratos



  

Ciudad de México.- El viejo fósil y líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, demuestra que la esencia vital de las ‘Reformas’ del Presidente Enrique Peña Nieto es la corrupción.

Corrupto, incompetente, con 2 iniciativas en 35 años como legislador priista, es la muestra de que Pemex está podrido por dentro: ahora se revela que Romero Deschamps obtendrá 100 mil millones de pesos ¡solo por el 2 por ciento de contratos!

El líder sindical ha brincado cual chapulín del Senado a la Cámara de Diputados durante  38 años. En ese tiempo, el líder sindical obtuvo montos millonarios que representan el dos por ciento de los contratos que firma Petróleos Mexicanos.

Con razón, es acusado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de las Empresas Productivas del Estado, Petróleos Mexicanos (SNTEPE) y la Gran Alianza Petrolera de convertirse en el líder sindical más rico de México. También Romero ha evadido múltiples demandas por enriquecimiento ilícito gracias al fuero que goza como actual Senador.

Sobre él pesa una acusación de lavado de dinero que superaría los 350 millones de dólares.

Ocupando diversos cargos en Pemex, Carlos Antonio Romero ha hecho su fortuna; es contratista y dirigente al mismo tiempo. Cuenta con empresas que le venden servicios a la petrolera y por los cuales, obviamente cobra.

Además según fuentes del diario La Jornada, Deschamps administra en ‘lo oscurito’ el Sindicato de los Trabajadores Contratistas (Sitrace).

Por si eso no fuera suficiente, el político priista maneja a su antojo la caja de ahorros de los trabajadores, fondos de seguros colectivos e individuales y el fondo de vivienda desde el año 1975.

Si el Gobierno Federal quiere combatir la corrupción, la cabeza de Romero Deschamps debería ser la primera en caer, pues el dinero del sindicato es manejado como ‘la caja chica’ del PRI para financiar campañas políticas.



Escrito por: Diego Velázquez R.