Header Ads

Federico el autor del tiroteo en Mty, paradójicamente salvó la vida de cinco personas con sus órganos






Federico, el adolescente autor del tiroteo que se registró en enero en un colegio de Monterrey, salvó, paradójicamente, la vida de cinco personas con sus órganos. Los cuales fueron donados por decisión de sus padres.

Con ello fueron beneficiados cinco pacientes que esperaban inscritos en el Registro Nacional de Trasplantes de la Secretaría de Salud. Una joven de 23 años recibió una córnea, un hombre de 39 la otra, un riñón fue dado a un paciente de 26 y el derecho a otro de 28, mientras el hígado salvó a un adulto de 37.

El corazón no pudo ser aprovechado porque no se encontraba en buen estado físico. Esto debido a que el corazón presentaba un cuadro de inestabilidad hemodinámica causado por la baja de la presión arterial.

Debido a  esto, los médicos evaluaron que el corazón no era 100% seguro para ser trasplantado, a pesar de que ya lo esperaban en el Hospital La Raza del IMMS donde un paciente lo esperaba con urgencia para sobrevivir.

José Aburto, del Centro Nacional de Trasplantes dice que la lección de todo esto es que “independientemente de la calidad moral o humana de las personas, todos somos donadores, todos podemos serlo. Dentro de la tragedia y la tristeza de este hecho, finalmente hubo una parte de consuelo al ver que cinco personas tuvieron la oportunidad de volver a vivir”.

Andrés Madrigal, director del Registro Nacional de Trasplantes recuerda que no se habían tenido casos como éste registrados, pues la gran mayoría de los caso se trata de donadores que mueren en accidentes.

Curiosamente, la muerte cerebral, de la que murió el joven suicida, es la perfecta para que una persona se convierta en donadora y solo ocurre entre el 3 y 4% de las muertes en hospital, pues de este modo los órganos siguen funcionando e irrigados con sangre.



Escrito por: Alexander Garín Rojas