Header Ads

La triste historia de odio y venganza de los fundadores de la marca Adidas y Puma





Los hermanos alemanes Adolf y Rudolf Dassler protagonizaron una batalla durante toda su vida compitiendo para posicionar sus marcas de calzado deportivo: Puma y Adidas.

Los dos hermanos confeccionaban zapatillas y pantuflas en una fabrica casera. Aunque no tenían marca sus zapatos, eran de mucha calidad y el entrenador del equipo alemán de atletismo supo de ellos en 1929.

Ambos hermanos trabajaban muy bien en conjunto. Gracias esto colocaron sus productos en la villa olímpica de los Juegos de Berlín de 1936. 

Con la llegada del régimen nazi, empezaron las peleas entre ellos. Rudolf decidió defender la causa nazi mientras el hermano Adolf, llamado Adi, se resistió a unirse al ejército. Al final de la guerra se separaron. Cada quien puso su fabrica.

La mitad de los trabajadores se fueron con un hermano y la otra mitad con otro. De allí nacieron las dos grandes marcas rivales: Pumas, fundada en 1948 por Rudolf y Adidas, creada por Adis en 1949.


De allí empezaron una pelea para competir por los clientes. La primera batalla la ganó Adidas al obtener un contrato para hacer los tacos del equipo nacional en el Mundial de Suiza de 1954.

La rivalidad continuó con los hijos de ambos. Horst, el primogénito de Adi y heredero bloqueó los cargamentos de Puma y vendió únicamente su marca en las olimpiadas de México 68. Por otro lado, Armin, el hijo de Rudolf Dassler, se hizo de renombre cuando Pelé uso sus modelos en el Mundial de México 70.

El odio entre hermanos siguió hasta la muerte de ambos. Al morir ambos sus tumbas fueron colocadas lo más lejos posible entre sí. Actualmente las marcas han sido compradas por otros empresarios  Irónicamente Frank Dassler, nieto del fundador de Puma trabaja hoy para Adidas.




Escrito por: Alexander Garín Rojas