Header Ads

Los amos del mundo quieren que comas alimentos transgénicos y no quieren que protestes contra las leyes injustas






Los amos del mundo, los grandes corporativos económicos que rigen las sociedades actuales controlan a los ciudadanos de abajo a través de los medios de comunicación con los cuales raptan las conciencias y las manipulan. No sólo eso, sino que deciden  lo que deben de comer, dándoles alimentos transgénicos para que dejen lo natural. Que consumas sus vacunas y sus productos de todo tipo.

La política solo los representa a ellos. Esta está basada en mentiras y engaños haciendo creer a la sociedad que los representa cuando la realidad es que los políticos solo son agentes que ayudan a las corporaciones en su deprecación voraz de los recursos ambientales y humanos.

Quieren también que no protestes ante las leyes injustas que con frecuencia crean. Por ello movilizan los cuerpos policiacos y militares para frenar la libre expresión y manifestación. Quieren que aceptes sus leyes y ya.

Te vigilan por medio de las redes sociales, el internet, el teléfono y por cámaras. Quieren saber todo de ti y usan tu información personal para especular. Quieren que te endeudes con los bancos por que eso les conviene.

Te adoctrinan por medio de la educación y los medios y te hacen creer que las teorías de la conspiración son cosas de locos. 

Ellos son los que hacen las crisis económicas y las guerras, de las cuales los perjudicados son los civiles de a pie. Quieren que consideres que esas cosas son normales. No quieren que nunca despiertes del engaño porque eso les perjudicaría bastante.

A ellos les conviene que tengas un trabajo esclavizador paar que no pienses en nada más y que te entretengas con el futbol o programas de televisión vacíos y tontos.
Llevan décadas ocultando información a la gente, como la vida extraterrestre y la medicina alternativa, porque eso no conviene a sus religiones ni a su industria farmacéutica. 

No te quieren autosuficiente. Quieren que dependas del sistema para siempre. ¿Lo harás?



Escrito por: Alexander Garín Rojas