Header Ads

Por órdenes de la santa muerte, adolescente decapitó a su madre






Acala, Chiapas.- Este muchacho de apenas 17 años de edad decidió darle la espalda a Dios y se encomendó a la Santa Muerte para que le cumpliera favores, o al menos eso es lo que él afirma. Asevera que ‘La Huesuda’ le pidió la vida de su madre y de un primo de apenas 8 años para bendecirlo con su manto. 

En Acala, municipio de Chiapas, un menor de edad fue detenido por haber asesinado a su propia madre. 

Cerca de las 2 de la madrugada del domingo, la Policía Municipal recibió una llamada de alerta de vecinos de la Comunidad Cruz Misión, del municipio de Acala: aseguraban que una mujer y un menor habían sido agredidos brutalmente a machetazos. 

Cuando los agentes arribaron a la escena, se encontraron con una horrible visión: una mujer y un niño de 8 años tenían la cabeza cercenada y yacían sobre un charco de sangre. El menor, dentro de la casa y la señora a pocos metros de la entrada de su casa.

La mujer, Angelita Vázquez, se encontraba en su domicilio con dos hijos y dos sobrinos, cuando de pronto su otro hijo de 17 años llegó a la casa y comenzó a vociferar palabras que sonaban como a latín.

En la lengua de Ovidio, el muchacho despotricó contra sus familiares y comenzó a destrozar la vivienda. Cuando la madre intentó contenerlo, él se le abalanzó a machetazos hiriéndola un poco pero dejándola viva. La mujer salió a la calle despavorida clamando ayuda. 

Sin embargo el parricida le dio alcance y logró asestarle un par de golpes en la espalda con la filosa navaja de su arma; la madre cayó malherida al piso de la vía pública y allí fue rematada con severo golpe en la cabeza que le abrió el cráneo de par en par.

Se dejaron de escuchar los gritos de horror de la madre y un sobrino salió de donde se escondía para averiguar si el peligro había pasado. Sin embargo se encontró con el poseído pariente quien le dio muerte de un salvaje movimiento.

Los gritos y la algarabía alertaron a los vecinos quienes dieron aviso a la Policía que a su llegada detuvo al maniático.

Cuando los uniformados le preguntaron sobre su proceder, el muchacho argumentó que realizaba rituales oscuros y satánicos, además de que el rezaba a la Santa Muerte quien le había exigido la vida de sus familiares a cambio.




Escrito por: Diego Velázquez R.