Header Ads

Prefirió matar a la casera que pagar 4 meses de renta, también asesinó a su madre...






Ciudad de México.- Sin duda algunas personas definitivamente no saben controlar sus instintos y mucho menos bajo el influjo de las drogas. Este muchacho ejecutó a su casera solo porque le fue a cobrar la renta

También le dio muerte a su propia madre cuando ésta lo visitó y descubrió el cadáver.

En el número 19 de la Calle Xoloc, de la Colonia Adolfo Ruiz Cortines, de la Delegación Coyoacán aconteció esta tragedia. 

La casera de avanzada edad, de quien no se comparte el nombre, llegó al domicilio en mención para cobrar el arriendo a Abraham ‘N’ de 23 años, quien desde hace cuatro meses llegó al sitio.

El muchacho se habría alterado porque la señora le pidió su legítimo dinero; la plática fue subiendo de tono, hasta que el joven –presuntamente bajo el efecto de las drogas- metió a la vivienda a la mujer y la asesino ahorcándola. 

Ahí no acaba la historia. Sin más opciones, el joven se vio obligado a dormir esa noche con el cadáver a un lado. Y la noche posterior a esa. Después de tres días, el miércoles 15 de febrero, el cuerpo comenzaba a emitir un olor fétido. 

Fue esa tarde, como lo hacía todos los miércoles, la mamá del joven, Juana ‘N’ fue a buscarlo a la vivienda para llevarle su itacate y algunos alimentos; ella conocía el problema de drogas de su hijo y esta era la forma en como ella le ayudaba. 

Al llegar, la mujer notó el penetrante olor por lo que comenzó a interrogar al hijo. Abraham se puso nervioso y confesó finalmente el crimen. En su desesperación, el muchacho de 23 años atacó a su propia progenitora pues ésta amenazó con denunciarlo y refundirlo en la cárcel hasta el último de sus días.

El hombre llevó sus manos al cuello de la mujer y, apretando fuertemente, la dejó inconsciente y le arrebató la vida. 

Esa noche Abraham durmió con los dos cadáveres.

Sin embargo, el muchacho no contó con que sus otros hermanos –los que vivían con la madre- comenzarían a sospechar y a hacer preguntas. 

Así pues, encaminaron sus pasos al cuarto de su hermano para preguntarle si él tenía conocimiento de su madre. En cuanto los parientes comenzaron a buscar, el homicida procedió a realizarse dos cortes profundos en las muñecas para escapar de su responsabilidad.

Aunque Abraham comenzó a desangrarse, los hermanos llamaron rápidamente a policías y a servicios de emergencia para que lo estabilizaran. Los paramédicos lograron salvarle la vida, por lo que enfrentará la ley una vez que se recupere de su intento de suicidio.



Escrito por: Diego Velázquez R.