Header Ads

Americanistas de hueso colorado no se enteraron del paro de los árbitros y fueron al estadio


Ciudad de México.- Por fin la prepotencia del Club América y la “mano suave” de la Comisión Disciplinaria de la Liga MX ha enervado a los árbitros; en consecuencia, decenas de cientos de fanáticos se quedan sin su preciado futbol de cada fin de semana. 

Y es que los árbitros de la Federación Mexicana de Futbol decidieron no pitar ninguno de los 9 partidos correspondientes a la jornada 10 de la Liga MX, después de que la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol otorgó al jugador americanista Pablo Aguilar apenas 10 partidos de suspensión luego de agredir a un silbante los octavos de final de la Copa Mx, en una sanción que consideraron ‘suave’.

Los señores de negro pedían un año de suspensión para Pablo Aguilar del América y para Enrique Triverio del Toluca, ambos por intento de agresión.

Sin embargo, a la Liga MX le faltó comunicar más su decisión de posponer los juegos pues varias familias y aficionados en diversos puntos del país acudieron a los estadios para ver a sus ídolos. Sin embargo, se quedaron con un palmo de narices pues de juego no hubo nada.

En las inmediaciones de los estadios del Cruz Azul, UNAM, Club América y Tigres se apreciaron caras largas de hinchas que en ese momento se enteraron que no habría partidos.


Es el caso de Arquímides Díaz quien viajó con su esposa desde Los Ángeles, California hasta Monterrey para ver a los Tigres de la UANL: “Pensé que venía con suerte porque en el aeropuerto me topé con los Tucanes de Tijuana y con los Xolos, pero nada, al final por la noche supimos la noticia que se suspendió el partido”, explica Díaz.

Pero ha sido más trágico el caso del ‘Tigre Turco’, Batu Mutli quien desde Turquía vino a ver al equipo de sus amores. Viajó desde la península de Anatolia para acudir al Estadio Universitario: “Me puse muy triste cuando supe que se suspendió el partido porque es un largo viaje; mañana viajo a Panamá por trabajo y de allí otra vez a Turquía así que me voy un poco triste, pero regresaré en agosto para el próximo torneo”, comentó al respecto.

Otros sancionados fueron Rubens Sambueza que estará fuera de las canchas 8 semanas por lesionar a un rival. Ricardo Pelaez fue sancionado por encarar a un silbante en el túnel que lleva a los vestidores del Estadio Caliente, en Tijuana; el presidente del equipo de Coapa amenazó incluso con renunciar por el caso de Pablo Aguilar. Andrés Andrade, del León FC, fue perdonado al considerar que no hubo dolo en la jugada donde lesionó a Renato Ibarra.



Escrito por: Diego Velázquez R.