Header Ads

Diputados del PRI, PAN, PVEM aprobaron nueva ley para privatizar las selvas y bosques




Ciudad de México.- Como siempre, y ya deberíamos estar acostumbrados, los Diputados aprueban leyes que atentan en contra de la soberanía y el patrimonio nacional a cambio de sus intereses y de sus cuates.

La Cámara de Diputados aprobó el dictamen que expide la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, que armoniza con otros ordenamientos en materia de cambio climático y servicios ambientales del ecosistema.

Esta ley, aprobada el 7 de marzo por la inmensa mayoría de la mafia del poder PRI, PAN, PVEM, PES y Panal abre la posibilidad de que se exploten bosques y selvas del país y de los recursos que en ellos se encuentren como flora, fauna, agua y demás que tengan una interdependencia con los recursos forestales.

Mediante la tramposa figura legal de ‘plantaciones forestales comerciales’ se planea fomentar un desarrollo en bosques al considerarse área prioritaria de desarrollo nacional. Así pues, la ley plantea que el aprovechamiento de los ecosistemas sea fuente permanente de ingresos y mejora las condiciones de vida para sus propietarios o poseedores.

Por lo pronto, los diputados de Morena, PRD y Movimiento Ciudadano se opusieron al contenido del dictamen y cuestionaron que la nueva ley reduce los bosques a un medio económico de lucro y depredación con procesos productivos y cadenas de valor que dejan a un lado a las futuras generaciones pues se persigue la devastación, la explotación y la productividad a corto y mediano plazo.

Diputados de Movimientos Ciudadano (MC) señaló que la nueva norma contrasta con la prohibición, aprobada el año pasado, del cambio de suelo de un terreno sometido a incendio hasta que hayan transcurrido 20 años. Pero, la modificación autoriza a que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales acredite que la vegetación forestal –no el ecosistema- se ha regenerado. Con esto se ignora el proceso mediante el cual la naturaleza recupera su fertilidad y sus propiedades.

Con esto, no cabe duda que se estará beneficiando a algún empresario quien verá en los ecosistemas mexicanos alguna oportunidad para enriquecerse.



Escrito por: Diego Velázquez R.