Header Ads

Empresa española plagia el diseño de un vestido de origen oaxaqueño






Ciudad de México.- Intropia, una tienda española de ropa, habría plagiado el diseño de un huipil de la población de San Juan Tlacoatzintepec (Oaxaca); en Facebook los furiosos cibernautas replican el mensaje y señalan a los ibéricos de ser unos ladrones. 

El mensaje que se ha publicado desde el 14 de febrero del año 2017 explica: “Nos molesta mucho que copien nuestros diseños porque no saben ni siquiera lo que significa el bordado del textil y todos los elementos que lo integran. Urgen iniciativas que protejan a nuestros pueblos ante tales despojos”, se puede leer en el mensaje que ha sido retomado por diversos medios de comunicación y portales de internet mexicanos.

Horacio Reyes, uno de los administradores de la página de FB, San Juan Bautista Tlacoatzintepec, Cuicatlán, Oaxaca, argumenta sobre el robo: “Nos duele mucho porque hay pueblos que ya han perdido su identidad y nosotros estamos esforzándonos para para que nuestras tradiciones no se olviden” […] “Es algo deshonesto y está mal. La tienda tiene la obligación de dar crédito a las creadoras de estos huipiles y de apoyarlas de alguna manera, pues el trabajo es mucho”.

La tienda española Intropia no se ha pronunciado al respecto pese a los señalamientos en su contra.
Diseño original de Oaxaca

La empresa plagiadora vende las blusas en su tienda online: https://www.intropia.com/ve-es/Dress-shop/Vestidos-Midi/Vestido-midi-

Esta no sería la primera vez que se señala a una empresa extranjera por plagiar un textil nacional. En el año 2015 la cantante mexicana Susana Harp, publicó en redes sociales una fotografía en la que denunciaba que una diseñadora francesa, Isabel Marant, había copiado los patrones mixes originarios de Oaxaca.

Asimismo, en 2016 la marca argentina de ropa Rapsodia fue señalada de también copiar un bordado zapoteca originario del pueblo San Antonio Castillo Velasco.

Aparentemente, los extranjeros que vienen a México no tienen originalidad alguna; o será que, quizás los diseños son tan bellos en nuestra nación que los que la visitan quedan maravillados. Debemos aprender a valorar más lo que nos regalan nuestras tradiciones, antes de que otros lo hagan y comiencen a comercializar con ella.



Escrito por: Diego Velázquez R.