Header Ads

Hospital de Chiapas despide a 14 trabajadores por denunciar la falta de medicamentos, el gober se robó el dinero


Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- En México te despiden si reclamas tus derechos laborales: es un secreto a voces, la gente prefiere callar y dejar que le pasen por encima a exigir lo que legalmente les corresponde. 

Dejar ver, dejar pasar. 

Catorce trabajadores del Hospital de la Mujer Dr. Rafael Pascacio Gamboa fueron despedidos luego de protestar en contra de las condiciones laborales, por la falta de medicamentos que les imposibilitan realizar su labor, por exigir sus bonos y les sean cumplidas sus prestaciones laborales. La denuncia ante autoridades ya se encuentra en proceso.

María de Jesús Espinosa de los Santos, vocera del movimiento de protesta en el Hospital de la Mujer platicó que desde el 24 de enero que inició la protesta sufrió acoso por parte de los directivos del hospital y hasta por elementos de la Secretaría de Salud del Estado.

Sin embargo, apenas el miércoles 22 de marzo fueron notificados de que 14 trabajadores del sistema de salud púbica estaban dados de baja, entre ellos médicos, enfermeras, empleados administrativos y otros de intendencia que se han sumado para exigir mejores condiciones laborales. 

Médicos, enfermeras y demás personal se sumaron a las protestas que se han dado a lo largo y ancho de Chiapas. Se han instalado mantas y lonas que muestran sus reclamos en unidades médicas. Se exige el abasto de medicamentos, que se les den sus bonos retenidos y que se les pague a las instituciones de prestación laboral el dinero que se les descuenta por SAR, Infonavit y otros.

María de Jesús Espinosa expuso que entre los despedidos se encuentran 4 madres solteras; otro número similar iniciará una huelga de hambre en las afueras del hospital o en la misma Secretaría de Salud para exigir sean reinstalados.

Hay otras muestras de descontento en hospitales de Tuxtla, Tapachula, San Cristóbal de Las Casas, Comitán, Arriaga y otros municipios.



Escrito por: Diego Velázquez R.