Header Ads

Niño perdió la vida por la diabetes, sus padres prefirieron rezar que llevarlo al hospital



Estados Unidos.- Los padres del joven Alexandru Radita de 15 años fueron sentenciados a 25 años de cárcel por asesinato en primer grado debido a que dejaron morir de hambre a su hijo y prefirieron rezar y “aceptar la voluntad de dios” antes que llevar al médico a su hijo, quien padecía de diabetes infantil.

El periódico The Independent informa que el menor tuvo su primera crisis a los tres años tras presentar fiebre y debilidad. Los médicos le diagnosticaron diabetes de nacimiento.
Los médicos les indicaron a los padres que había que controlar la cantidad de azúcar en su sangre y suministrar insulina para permitir que el niño viviera.

Pero los padres se negaron a prestar atención  a eso. A los quince años, el niño pesaba solo 16 kilos, casi se podían ver todos los huesos de su cuerpo y parecía una momia. Había muerto de una infección generalizada y hambre.




Sus padres nunca lo mandaron a la escuela y jamás visitó a un médico, pues su padre, de origen rumano, creía que Dios lo iba a curar. Ambos padres son fervientes católicos.

En 2004, tras una crisis hipoglucémica, como los médicos se dieron cuenta que no estaban cuidando bien a su hijo, un juez determinó que el niño debía ser adoptado. Luego de vivir con otra familia que sí lo cuidó bien y lo llevaba a la escuela, un juez determinó que el niño debería volver con sus padres biológicos, quienes se comprometieron a llevarlo al médico. Pero nunca lo hicieron.

Mientras el niño moría, sus padres se negaron a llamar al médico y prefirieron ponerse a rezar.

¿Qué es la diabetes infantil?

La diabetes infantil representa entre el 10 y el 15 % del total de los casos de diabetes, siendo la segunda enfermedad crónica más frecuente en la niñez. 

El número de niños afectados varía mucho según el país. Este tipo de diabetes puede surgir a partir de las primeras semanas de vida. Se controla igual que la diabetes en adultos.



Escrito por: Alexander Garín Rojas