Header Ads

Por la ambición de EPN, el gasolinazo ya dejó 2 millones de mexicanos sin comida






Ciudad de México.- Gasolinazo comienza a pegar en los bolsillos, pero también en el estómago de los mexicanos. 

La inflación del ‘mega gasolinazo’ aplicado a principios del 2017 por órdenes del presidente Enrique Peña Nieto, comienza a pegar en la inflación y, consecuentemente, en productos de la canasta básica y luz eléctrica. Esto deja sin comer a familias completas.

El salario mínimo continúa por debajo de la línea de bienestar, pues si éste hubiera continuado creciendo al mismo nivel que los precios, hoy su valor sería mayor. Sin embargo, la estrategia del Gobierno Federal ha sido dejarlo bajo para así multiplicar la pobreza y para que ellos mantengan sus privilegios.

El presidente de la Comisión de Salarios Mínimos (CONASAMI), Basilio González, reconoció que el salario mínimo perderá –por lo menos- 4 por ciento de su poder adquisitivo al finalizar el 2017.

Además el problema no acaba allí. Recientemente el Banco de México realizó una nueva previsión para este año e indicó que la inflación llegará a los 5.39 puntos porcentuales. Como consecuencia, cerca de dos millones de mexicanos tendrán problemas para comprar los alimentos más básicos.

Desnutrición, matanza, desasosiego y pobreza es lo que la administración de Enrique Peña Nieto ha traído consigo.

Pese a que el Salario Mínimo tuvo un ingreso entre 2013 y 2017 de 16 pesos con 92 centavos, la canasta básica se ha catapultado de forma exorbitante: se ha vuelto hasta 210 pesos más cara en el mismo período de tiempo.

Así no hay salario que alcance. 

El Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) ha señalado que las familias de menores recursos utilizan poco más del 50 por ciento de sus recursos en conseguir alimentos; si los precios siguen encareciendo llegará un momento en que no puedan alcanzar a comer lo mínimo.




Escrito por: Diego Velázquez R.