Header Ads

Cubanos profesionistas cargan bultos de cementos para sobrevivir en Tijuana






Nuevo Laredo, Tamaulipas.- La realidad de los cubanos comienza a ser cada vez más desgraciada; después de que Obama les ‘ayudó’ al reestablecer las relaciones de EU y la isla, terminó con la política de ‘pies secos, pies mojados’ que garantizaba a cubanos que tocaban tierra americana beneficios como seguridad social, y ahora se encuentran atorados en México.

Desde inicios de abril el gobierno mexicano comenzó a regularizar cubanos varados; muchos son profesionistas y tienen que cargar bultos de papas y cemento para subsistir.

Un total de mil 200 cubanos se encuentran varados en la ciudad de Nuevo Laredo. Con deseos de llegar al otro lado pasan las horas y los días jugando al dominó en una esquina de la Casa del Migrante. 

Muchos han vendido todo lo que tenían en la isla y con los ahorros han emprendido un viaje largo, peligroso y sin futuro cierto. Un atisbo de esperanza los ha traído a la frontera del paraíso: los Estados Unidos.

Sin embargo, el patio trasero de donde se cumplen los sueños tiene un infierno: México y sus horribles agentes migratorios.

Estas personas salen todos los días a las calles de Nuevo Laredo a conseguir trabajo; algunos reciben unos pesos a cambio de trabajar en la construcción cargando bultos, limpiando pisos, lavando trastes y demás trabajos de poco lustre. Con esto pueden comprar la comida del día y quizá un poco más para desayunar.

Tienen poco dinero, apenas una décima parte del monto con el que llegaron. Con pocos ahorros buscan salir adelante. Entre ellos se cuentan cantineros, tabaqueros, carpinteros; pero también profesionales y estudiados como Licenciados en Educación Física y Deporte, Licenciados en Artes y Letras Hispanas. Hay contadores, diseñadores, empresarios, maestros, abogados y hasta médicos.

“Queremos llegar a Estados Unidos, estamos esperando a que se pronuncia alguien de allá: el presidente Trump, el Senado o la Cámara de Representantes, la esperanza es lo último que se pierde, mientras regularizamos algo con México para no estar de ilegales”, detalla Rudy, uno de los cubanos varados en Nuevo Laredo.

Todas sus apuestas van a Estados Unidos, pero no descartan el lado azteca: “Vamos a esperar, y si no que sea en México la nueva vida, pero vamos a hacer lo imposible por llegar a Estados Unidos; hasta ahora hemos actuado de forma pacífica, nadie ha cruzado el río, estamos esperando a que ellos se pronuncien”.

Del lado mexicano, el Instituto Nacional de Migración informó que ya se ha regularizado a los primeros 588 cubanos que estaban en Nuevo Laredo.





Escrito por: Diego Velázquez R.