Header Ads

El PRI tiene los gobernadores más corruptos de la historia, te mostramos la lista



Ciudad de México.- Peña Nieto tenía razón: el Partido Revolucionario Institucional ha cambiado: hoy como nunca en la historia es más transa, más ratero y con más trúhanes de los que jamás se hayan contado.

El llamado ‘Nuevo PRI’ resultó peor que el ‘Viejo PRI’, pero igual en sus raíces y prácticas: con reputación de vetusto, despreciable, corrupto, sinvergüenza, deleznable y lejano de la población y sus necesidades. Se ha cambiado TODO para no cambiar nada.

Con información que comparte el semanario Proceso, ahora se sabe que decenas de personajes del Revolucionario Institucional con importantes cargos en la administración pública son o han sido investigados por actos de probada corrupción, complicidad con la mafia y el narco, desvío de recursos, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, abusos de poder y facultades, entre otros pecadillos. Es más, ni el presidente Enrique Peña Nieto, ni el presidente del mismo partido, Enrique Ochoa Reza, se salvan.

Al día de hoy la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI, a cargo de Fernando Elías Calles, se encuentra rebasada ante la abrumadora acumulación de casos de corrupción.

Lista de priistas tranzas

Por lo menos 30 grandes cabecillas del PRI han sido señalados; 21 son gobernadores o ex gobernadores. Cuatro de ellos han incurrido en abusos de poder y están en la cárcel: Tomás Yarrington, Andres Granier, Mario Villanueva y Jesús Reyna.
Pero en 2012, el presidente Enrique Peña Nieto se jactaba del renacer del ‘Nuevo PRI’, entre los que se contabilizaban el recién capturado ex gobernador de Veracruz, el criminal y asesino Javier Duarte; Roberto Borge, por Quintana Roo; y César Duarte, mandatario estatal de Chihuahua.

Los nombres siguen: Jorge Herrera Caldera, de Durango; Miguel Alonso Reyes, de Zacatecas; Rodrigo Medina, de Nuevo León; Fausto Vallejo Figueroa, de Michoacán; Egidio Torre Cantú, de Tamaulipas; así como los hermanos Humberto y Rubén Moreira en Coahuila.

Pero también hay que nombrar a los viejos priistas que tampoco han enfrentado el brazo de la justicia: Arturo Montiel Rojas, ex gobernador del Estado de México; Fidel Herrera Beltrán, de Veracruz, quien no solo no fue castigado sino que los sátrapas del Revolucionario Institucional lo premiaron al nombrarlo cónsul en Barcelona; también quedan Ulises Ruiz de Oaxaca; Andrés Granier de Tabasco y los dos de Tamaulipas: Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández.


Palabras huecas de Ochoa Reza

Y todo es un montaje y una pantomima. Desde el púlpito del PRI, su presidente Enrique Ochoa Reza (sobre el que también pesan señalamientos de corrupción al ser director de CFE y por adquirir flotillas de taxis en Nuevo León) se empeña en convencer a los mexicanos “que ya cambiaron”.

Sin embargo, desde que tomó posesión como dirigente del partido el 12 de julio de 2016 ofreció ir contra la corrupción: “Tenemos que ser un partido que señale la corrupción de los gobiernos emanados de nuestras filas, que exija su fiscalización e incluso su destitución”, afirmó el michoacano.

Desde hace nueve meses que se pronunció esta bella promesa, nadie ha visto nacer al nuevo PRI. 

El partido del presidente no tiene autocrítica y peor aún: ahora esconde a sus hampones con descaro. Es el caso del incidente del diputado suplente (del PRI, obvio) Antonio Enrique Tarín García, quien se atrincheró en la Cámara de Diputados buscando que se le tomara protesta, para así gozar de fuero constitucional, y así evitar ser detenido.

Tenía una orden de aprehensión en su contra por beneficiar a la empresa FRITAG mientras se desempeñaba como presidente del Comité de Adquisiciones bajo el gobierno de César Duarte, en Chihuahua.

Un PRI renovado, un partido con dignidad política y verdaderos principios, no hubiera dejado que Tarín usara sus instalaciones en San Lázaro para albergar a un criminal.
‘El Nuevo PRI’ le vio la cara a la gente con necesidad, fueron defraudados de forma vil, y ahora todos pagamos con las consecuencias. 



Escrito por: Diego Velázquez R.