Header Ads

Estados Unidos exige detener al ex gobernador priista de Tamaulipas, Peña Nieto lo protege


Tamaulipas.- Siguen saliendo los cabos sueltos del narcogobierno priista: ahora se pide arrestar a Eugenio Hernández, gobernador del Estado de Tamaulipas sobre el que pesan varios cargos como lavado de dinero, narcotráfico y delitos fiscales varios. Incluso se le relaciona con El Cartel del Golfo y Los Zetas.

“El ex gobernador de Tamaulipas está acusado de conspirar para lavar dinero  y de ayudar a facilitar operaciones ilegales de transferencia de dinero”, dice un documento judicial publicado por las autoridades de Texas, fechado desde el 15 de febrero con referencia a Eugenio Javier Hernández Flores. 

El político y cuate del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, está siendo investigado en los Estados Unidos –pero no en México según confirmó la Procuraduría General de la República- por presuntos nexos con el crimen organizado de Los Zetas y El Cártel del Golfo. Como apunta el medio Breitbart (http://www.breitbart.com/texas/2017/04/15/another-fugitive-mexican-governor-facing-new-charges-u-s-none-mexico/), también es investigado su cuñado Oscar Manuel Gómez Guerra. El dinero desviado se utilizaba para comprar propiedades en McAllen y en Austin, Texas.

“Hernández es probable responsable de transferir y tratar de transmitir instrumentos y fondos relacionados con el producto de actividades ilícitas”, indica la Administración Federal Antidrogas (DEA) y la Corte Federal de Texas en un documento oficial de aprehensión. Y acusa al ex mandatario y a su cuñado de: “realizar transacciones que involucraron ganancias específicas  procedentes de actividades criminales. Llevaron a cabo transferencias ilegales de dinero procedentes de negocios ilícitos aun sabiendo el origen de todo ello”. 

Otra de las pruebas de la inoperancia de Hernández Flores en contra de los cárteles es que durante su administración, organizaciones de hampones como Los Zetas y el Cartel del Golfo fueron prácticamente intocables, mientras que varios oficiales del gobierno recibieron jugosos sobornos. Sin embargo, casi al final de su mandato (en 2010) el estado registró 721 asesinatos, la cifra más alta desde 1997, según reflejan los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESSNP). 

En su momento, el mandatario explicó en su defensa: ““Estamos ante una cadena delictiva de gran alcance. Nos duele y nos lastima la magnitud que ha alcanzado la violencia en algunas de nuestras comunidades”, aseguró el entonces gobernador en su Sexto Informe de Gobierno”.

Durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, el presidente le abrió una investigación, también en contra de Tomás Yarrington y Manuel Cavazos; también ex gobernadores acusados de lavado de dinero, narcotráfico y delitos fiscales.

En consecuencia, le fueron incautadas 10 propiedades a Eugenio Hernández  que habría adquirido de forma irregular; sin embargo las investigaciones poco escrupulosas de la PGR no llevaron a ninguna parte y al asunto se le dio carpetazo en 2013.



Escrito por: Diego Velázquez R.