Header Ads

Javier Duarte es humillado por la policía de Guatemala, "no saben quién soy les dijo...





Guatemala.- Javier Duarte comienza a tener su merecido, o por lo menos así nos parece a los cientos de miles de mexicanos que durante seis meses vimos como el Gobierno Federal se quedaba cruzado de brazos e inoperante ante la fuga de uno de los gobernadores más rateros de todos los tiempos.

El ex mandatario de Veracruz está sufriendo todo tipo de vejaciones en su proceso en Guatemala: fue lanzado con furia a la patrulla que lo llevó a su primera audiencia en el país centroamericano y humillado por los policías de aquel país.

Al parecer ni los ciudadanos guatemaltecos, ni la policía de aquel país tiene empatía por Duarte de Ochoa, pues es objeto de vejaciones cada vez que lo trasladan a algún lado. En una fotografía que da la vuelta al país, se ve como el ex gobernador veracruzano fue lanzado como un verdadero bulto de papas por miembros del cuerpo policial de élite para eludir a periodistas y fotógrafos que ávidos por obtener la mejor toma empujan y se cuelan entre las fuerzas de seguridad. 

El político acusado de corrupción quedó acostado de frente a sus perseguidores de cámaras, luces y grabadoras.

Como ‘gato boca arriba’

Pero el asunto no acaba allí. El ex gobernador no planea entregarse tan fácilmente a la justicia mexicana y se resiste a pisar suelo azteca hasta que la Procuraduría General de Justicia (PGR) no entregue una orden de extradición. 

"En este momento no puedo allanarme hasta que no llegue la solicitud formal de extradición y que sea evaluada por mi defensa. No quiere decir que no lo vaya a hacer sino que me reservo ese derecho hasta que llegue la petición formal", ha manifestado quien gobernara el Estado de Veracruz entre 2010 y 2016 y que fue arrestado el pasado sábado en un lujoso hotel frente al lago Atitlán de Guatemala, acusado de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La sed de sangre que clama el pueblo mexicano hace más difíciles las cosas para la PGR que deberá nutrir la causa penal en los próximos meses.

En su primera declaración en el tribunal guatemalteco, Duarte de Ochoa llegó entre cuestionamientos de periodistas que no se tentaron el corazón, ni tampoco los miembros de la pandilla Mara Salvatrucha que entre amenazas y gritos de ‘hijo de puta’ le hicieron saber al ex gobernador que no está a salvo lejos de su país.




Escrito por: Diego Velázquez R.