Header Ads

Por fin ya fue deportado el mexicano, su esposa votó por Trump porque odia a los ilegales





 Le llegó el Karma a la esposa y que deportan a su "vato"



La administración de Donald Trump ya comienza a sacar a los ‘bad hombres’, pero también a los ‘good hombres’. Es el caso de Roberto Beristaín Cegueda, quien está casado con una mujer americana pero ya fue echado del país por la Border Patrol.

Este martes, Roberto Beristaín Cegueda, migrante indocumentado, dueño de un restaurante y esposo de una mujer estadounidense que votó por el hoy presidente Donald Trump, fue deportado a México finalmente.

Lo tenían retenido desde hace un mes en las oficinas fronterizas de la ICE (Inmigration and Customs Enforcements) o el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en Estados Unidos en Ciudad Juárez.

“De repente me dijeron que era hora de irse, me dijeron que recogiera mis cosas, me pusieron en la parte trasera de una camioneta y aceleraron a la frontera. Me llevaron a otro centro, mientras que en el transporte me dieron papeleo para firmar. Pedí  hablar con mi abogado, pero me dijeron que no había tiempo para eso. A eso de las 10 pm llegué a la frontera México-Estados Unidos y entré en México”, relató Beristarin para la cadena CNN en Español.

En febrero pasado, la esposa de Roberto, Helen Beristaín, había comenzado una lucha desde Indiana para que la ICE no concretara la deportación de su esposo. Al final, la defensa falló.

El hombre es un ejemplo a seguir pues es el dueño de un restaurante de carnes, ciudadano modelo y padre ejemplar de tres hijos. Hasta el alcalde de Indiana, Pete Buttigieg ha pedido a la ICE que permita la estadía de Beristaín mientras se resuelve su estatus.

Sí había infringido la ley

A la mujer le pegó el karma, pues a ojos de la administración ‘trumpista’, Roberto es un ‘bad hombre’ que infringió la ley; sobre Beristarín pesaban dos órdenes de extradición que ignoró en ambas ocasiones.

El mexicano arribó a los Estados Unidos en el año de 1998 y se quedó de forma ilegal, pese a una orden de deportación que le fue entregada en el 2000. Ese mismo año, Beristaín fue detenido en la frontera de Canadá durante un viaje familiar por agente de migración; depositó mil 500 dólares como fianza para no caer en prisión y se le fue entregada una orden de deportación voluntaria que le daba 60 días para abandonar la tierra de las barras y las estrellas.

Temiendo por su esposa embarazada, Roberto Beristaín Cegueda decidió quedarse. Sin embargo, de alguna forma del gobierno logró obtener una licencia de conducir, un número de seguridad social y un permiso de trabajo. Incluso, el señor Beristaín realizaba ciertas visitas periódicas a las oficinas de Migración y Aduanas quienes le permitían quedarse pues mantenía a tres hijos que procreo con su esposa Helen.

Esto cambió el último mes, cuando fue detenido en medio de una represión causada por las órdenes de Donald Trump en contra de la inmigración ilegal.

Helen comentó que votó por Trump porque está de acuerdo con la expulsión con récord criminal; sin embargo, desconocía que su esposo cayera en este rubro. La pareja ha intentado modificar el estatus de su esposo desde 2007.

“Trump dijo que las buenas personas no serían deportadas”, comentó Helen a la cadena de noticias CNN.




Escrito por: Diego Velázquez R.