Header Ads

Peña Nieto autorizó usar el ahorro de los mexicanos (Afores) para financiar los negocios del cuñado de Salinas


La Consar (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) reportó un financiamiento de Infraestructura Institucional por 2 mil 737 millones de pesos de los cuales el 83 % fue aportado por las Afores. 

Es decir, que pensiones de miles de trabajadores han sido usadas para financiar proyectos empresariales de poderosos como Juan Armando Hinojosa Cantú, amigo del Presidente Enrique Peña Nieto o Jerónimo Gerard, cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari.

El hecho de que las afores inviertan en proyectos es común para aumentar su rentabilidad. Pero los expertos alerta que el problema es que las inversiones se hagan en proyectos que enfrenten entornos volátiles o crisis económicas, porque no queda claro quién va a asumir las pérdidas ni cómo se protege el dinero de los empleados.

“Este fondo de Infraestructura Institucional, luego, se convirtió en operador de un 50 por ciento del Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango, en el Estado de México, cuya obra quedó, entre otras empresas, a cargo de la constructora Teya, del empresario Juan Armando Hinojosa, (…) mismo que financió la residencia en la que vive su familia, conocida como la Casa Blanca” dice portal Sin Embargo.

Por su parte, un boletín de la agencia PR Newswire informa que la infraestructura institucional, como forma de inversión fundada en 2012, está enfocada en proyectos de infraestructura, habiendo recaudado más de un billón de dólares por medio de fondos llamados CKD, con una base de inversión compuesta principalmente por fondos de pensiones.

El boletín dio a conocer los planes de inversión en el nuevo sector energético mexicano de la empresa Sierra Oil and Gas, en la que participa como consejero el ex director de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Energía, Salvador Beltrán del Río.

“La inversión en Sierra representa una oportunidad importante para el capital institucional de México, particularmente los fondos de pensiones (Afores) que invierten en nuestros Certificados de Capital de Desarrollo (CKD), para ayudar a financiar el desarrollo del naciente sector privado mexicano de energía al participar en los proyectos de exploración y producción desbloqueados por la Reforma Energética”, señala el boletín.



Escrito por: Alexander Garín Rojas