Header Ads

Quedó como santo cristo el ruso que ofendió a los mexicanos, llamándolos "simios"





Cancún, Quintana Roo.- Turba iracunda arremete contra ucraniano neonazi que odiaba a México y a su gente. 

Esto acaeció después de las 7 de la noche en la ciudad de Cancún, cuyos ciudadanos hicieron justicia en nombre de la patria luego de que la Policía no hiciera nada por detener los ataques de odio de este hombre en contra de la nación.

Un neonazi, originario de Ucrania, presume en diversos canales de Yotube decenas de videos insultando y agrediendo mexicanos.

El sujeto se hace llamar Aleksei Viktorovich Makeev. Radica en Cancún y en 2015 trabajó como instructor de buceo en la empresa Aquaword, sin embargo de ahí fue echado por su actitud extremadamente violenta.

En días pasados comenzó a viralizarse el encono popular en contra del europeo debido a sus videos racistas que circulan en Youtube (https://www.youtube.com/channel/UC2XX-xqNR6IQtPvyFV7NJhQ) donde a los mexicanos no los baja de simios, changos, negros, monos, esclavos, a las mujeres de putas y gordas, a los hombres de imbéciles. También insultaba y golpeaba niños y ancianos por igual. A algunas personas que aborrecía las llega a amenazar de muerte. En Facebook https://www.facebook.com/MadonnAlextime también publicaba contenido nazi. 





VER VIDEOS



LINCHAMIENTO POR LA TARDE

Después de las 19 horas, a las afueras de un domicilio verde con rejas negras sobre la calle 39, una turba iracunda se apersonó para hacer justicia por su propia mano. 

Eran ciudadanos que convocados solo por su odio de tundir al racista, se organizaron en redes sociales y llegaron hasta el punto de reunión.

Después de las 9 de la noche se desató el caos. Como pudieron, algunas personas lograron introducirse al domicilio. En defensa, Aleksei Viktorovich acuchilló a un muchacho quien salió trastabillando y sangrando de forma abundante de un costado.

Acto seguido, la turba enardeció al ver a uno de los suyos herido; una veintena de sujetos se introdujo al inmueble para apedrear, acuchillar, patear y agredir al racista.
Señoras gritaban de terror el hombre era ajusticiado por los ciudadanos enardecidos exigiendo a puño y cuchillo respeto por su país. 



Escrito por: Diego Velázquez R.