Header Ads

Aquí las pruebas como los representantes de casillas ayudaron al PRI a ganar, anularon boletas pese a que había votantes


Estado de México.- No me digan que no hubo mano sucia. Que ni digan los del PRI que los demás ‘deben aceptar el resultado electoral’. No, la impugnación y llevar la votación a los tribunales es también parte de las reglas del juego dictadas por el Instituto Nacional Electoral y de un país que se hace llamar ‘democrático’.

Por lo pronto siguen llegando reportes del Estado de México y de varias irregularidades, por ejemplo de algunos que se quedaron sin votar porque los funcionarios de casilla decidieron cerrar temprano.

Ciudadanos increparon a un funcionario de la casilla especial 5247, ubicada en la terminal de buses de Toluca; allí él, como si fuera el mismísimo Lorenzo Córdova, titular del INE, comenzó a anular boletas porque ‘ya era tarde’. 





Esto que realizó el hombre va en contra de las leyes mexicanas la cual prohíbe destruir o invalidar boletas electorales; quizá en un país con leyes este criminal iría a la cárcel por atentar contra la voluntad democrática.

No aquí, no el país donde se permite que el gobierno apoye a sus candidatos destinando dinero de todos los mexicanos. 

Los votantes lograron grabar al hombre cuando realizaba la anulación rayando las boletas con un crayón; una valiente ciudadana le reclamó porque todavía había decenas de personas queriendo ejercer su voto.

El disque funcionario argumentó que ‘el sistema había cerrado y que ya las boletas no servían de cualquier forma’.

De por sí, la casilla abrió tarde, a las 8 y 30 horas de la mañana con lo que este funcionario robó tiempo a los votantes para que ejercieran su sufragio.

¿Cómo lo ven? Y luego dicen que no hubo chanchullo. Chale.



 
Escrito por: Diego Velázquez R.