Header Ads

"Debemos perdonar a los políticos que han robado poco": obispo Onésimo Cepeda




Pregúntome yo,  ¿De quién será compadre Onésimo Cepeda que se pone tan buena onda con sus declaraciones políticas? 

Asegura el obispo emérito de Ecatepec que podemos perdonar a aquellos políticos que ‘hayan robado poquito’

En entrevista con Adela Micha, Onésimo Cepeda soltó todas las verdades y opinó que de acuerdo a su experiencia ‘todos los presidentes se han llevado lana’. Y quien se alce como el próximo presidente en las elecciones debería ser un político ‘que no robe mucho’. 

“Quiero que se siente en la silla (presidencial) uno que robe poco. Que se siente en la silla uno que sea eficaz, eficiente, que se preocupe por los pobres y no se robe mucha lana”, destacó Cepeda. 

Aunque cruda es la realidad que describe el obispo, la verdad es que la Iglesia Católica ha luchado por señalar –aunque tímidamente- los abusos y excesos del sistema político mexicano. 

Como hace poco aseveró el rector de la Basílica de Guadalupe, Enrique Glennie Graue cuando destacó que la corrupción está en todos los niveles de sociedad pero hay que hacerle frente con tenacidad y valentía. (http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2016/12/12/iglesia-corrupcion-origen-de-los-males-de-mexico). 

Lo que nos pide el obispo Cepeda es resignarnos a que siempre habrá faltantes, y esa es una actitud contraria  a un valor fundamental que persigue la iglesia católica de México: la honestidad.

Onésimo remató la entrevista aseverando que en su experiencia todos los personajes políticos cometen abusos: “Porque la experiencia desde que conozco políticos, desde Miguel Alemán para abajo, es que todos se clavan la lana. Poquito se perdona, pero que se roben mucho a costillas de la gente, no; que sean hocicones pero no trompudos”, aseguró.

¿Será que está preparando el camino para la nueva administración del Estado de México con Alfredo del Mazo? O ¿A la saliente con Eruviel Ávila?

Lo preferente sería que no se robaran ni un peso. Aquí bien el religioso, aunque a medias. 





Escrito por: Diego Velázquez R.