Header Ads

Detienen en Panamá a ex gobernador priistas de Quintana Roo, pagaba 30 mil pesos la noche en un hotel

 
Qué no se distraigan los reflectores del mega fraude electoral de Estado que orquestó el PRI en el EdoMex; sin embargo también cabe señalar los hechos que influyen a nivel nacional, porque como bien se sabe, en los asuntos de política ‘hay tiempos’ y muy bien calculados para hacer movimientos y capturas.

Así pues debemos reportar que el ex gobernador de Quintana Roo Roberto Borge fue detenido en Panamá antes de abordar un vuelo hacia París. 

Mediante una orden de aprehensión en poder de la Interpol, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y la Procuraduría General de la República (PGR), es que fue aprehendido Roberto Borge.

La Interpol estuvo investigando durante semanas los movimientos de diversos colaboradores de Borge, quienes realizaban compra de boletos de avión, renta de departamentos y habitaciones en diferentes hoteles de Miami, Florida; La Habana, Cuba; Nassau, Bahamas; Panamá y más recientemente en España a donde pensaba dirigirse en próximos días, previa escala en París.

En Panamá, Roberto Borge se estaba hospedando ‘a la antipatriótica’: en la Torre Trump donde pagaban 30 mil pesos por noche.

A Borge se le busca en más de 190 países por los delitos de operaciones ilícitas con recursos del estado, como confirmó la PGR. 

Así pues el siguiente movimiento es de la Subprocuraduría Jurídica de Asuntos Internacionales, en Panamá, quien deberá de encargarse de la extradición para que Borge enfrente la justicia en México.

Además, a Borge se la han incautado 25 inmuebles que juntos suman un valor total de 5 mil millones de pesos mexicanos. 

Pero repetimos, esta no debe ser una distracción para las trapacerías cometidas en contra de la democracia orquestadas por el Partido del Presidente Enrique Peña Nieto, el Revolucionario Institucional. 

Esta es responsabilidad del estado: dar persecución y capturar a criminales que han lacerado las arcas de la nación. No es un logro, sino una obligación para que ni se alcen el cuello.






Escrito por: Diego Velázquez R.