Header Ads

Para grabar video promocional de Peña Nieto, quitaron a la gente pobre y fea de las calles, contrataron actores...




Puebla.- A la ‘Peña Nieto’ es como se hacen los spots del presidente en las calles de México: con prepotencia, haciendo uso de seguridad pública sin motivo fundamentado y siendo abusivos con la ciudadanía.

En el marco de la visita del presidente Enrique Peña Nieto al Barrio del Artista, en Puebla, para que se realizara la grabación de un spot de su Quinto Informe de Gobierno, diferentes peatones y comensales fueron desalojados de la vía pública con intimidaciones por parte de agentes de Policía de los tres órdenes de gobierno y elementos del Estado Mayor Presidencial.

Incluso, personal de la Secretaría de Gobernación decidió excluir a los verdaderos poblanos con necesidades reales y sustituirlos por actores pagados zalameros y serviles al gobierno. 

Estos hasta se tomaron selfies con el mandatario para simular admiración hacia su persona.
 




Una de las ciudadanas presentes criticó: “Es mentira que Peña Nieto caminó por la calle y ciudadanos de a pie, (que) poblanos lo saludaron; eso fue armado. Quienes se tomaron las selfies eran chicas que antes tenían un gafete y son actrices. El presidente de México le tiene miedo a sus ciudadanos”.
Muy cierto mi señora. 

Lo de los comerciales es solo imagen: EPN no es querido por los mexicanos y él lo sabe; les teme. Los anuncios por el Quinto Informe de Gobierno son patadas de ahogado para limpiar un poco su imagen de corrupción e ineficiencia. 

Simulación por todos lados

Gracias a testimonios, videos y fotografías de ciudadanos es que se dio cuenta del acoso policiaco y del montaje presidencial. 

Dentro del operativo, se les exigió a los dueños de locales y restaurantes que corrieran a los clientes y abandonaran sus alimentos que estaban consumiendo. Sin embargo, un grupo de nobles mujeres y venerables ancianas se negó a abandonar el corredor turístico mientas eran amedrentados por varios agentes de gobernación y elementos de policía de actitudes cavernícolas.





Escrito por: Diego Velázquez R.