Header Ads

Peña Nieto está extremadamente estresado por la posible derrota del PRI en el edomex, confirma periodista




Ciudad de México.- El miedo no anda en burro, sino en Los Pinos, el lugar donde más nerviosismo se siente en los últimos días. Dicen los chismes de pasillo que el presidente Enrique Peña Nieto anda insoportable.

La humedad, como el miedo, se fue alojando de a poco en las paredes y tomó la casa. La pesadilla es real. 

Así lo apunta Raymundo Riva Palacio en su más reciente columna de opinión: Miedo en los Pinos.

El presidente se halla a sí mismo frente al abismo, con la realidad de una muy posible derrota en el Estado de México el domingo.

Y dicen que esto lo tiene vuelto un manojo de nervios.

Los cercanos a Peña Nieto comentan que no se puede sostener una plática con él y menos discutir temas espinosos. Las tardes en la casa presidencial son inaccesibles y ríspidas.
Tal vez el presidente se ha dado cuenta de que erró, que su primo no es la mejor opción para mantener la ‘joya de la corona’ mexiquense.

El simple hecho de estar cabeza a cabeza con la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es ya inadmisible. Perder el siempre priista EdoMex sería el acabose en la carrera política del Presidente.

Convertida en la Cenicienta de la elección, la maestra Delfina Gómez aprieta fuerte por su perfil popular y gracias la campaña que realizaron sus estrategas. Se basa en tres ideas: cuna humilde, enfrenta al régimen tricolor y es la única capaz de sacarlos del poder.
Peña Nieto quiso asegurar y volcó el carro gubernamental en favor de Del Mazo; diferentes frentes, provocaron diferentes opiniones y por tanto un caos en la organización de la campaña. 

De pronto, Gómez ya los había rebasado y el ‘Pri-Mazo’ no pudo sacar más puntos de ventaja. Estancado en las encuestas, el ánimo también cambió en la casa presidencial.
Y no es para menos, pues las consecuencias políticas y judiciales que desencadenarían sobre el primer mandatario y sus allegados serían catastróficas. El presidente está en su punto más bajo.




Escrito por: Diego Velázquez R.