Header Ads

Proponen crear una ley para desaparecer a partidos que hayan postulado a un gobernante corrupto



Ciudad de México.- Buscan reforma de ley para hacer que los políticos corruptos paguen por las tropelías que cometen en contra del erario: proponen cancelar el registro de partidos políticos con funcionarios públicos involucrados en casos de corrupción y desvío de recursos.

A ver si ahora sí se ponen de acuerdo para que la corrupción disminuya en el país; todo queda en la voluntad de las instituciones por respetar la ley.

Max Káiser, director Anticorrupción Del Instituto Mexicano Para La Competitividad (IMCO), plantea una reforma a la ley de Partidos Políticos para que los institutos respondan por sus elementos corruptos, y así evitar que se deslinden de actos deshonestos a los que califican como de motivación ‘individual’.

En concreto, se propone que el partido pierda el registro cuando en un año acumule hasta tres sanciones de sus militantes por delitos patrimoniales.

“Cuando el titular de un Gobierno o algún miembro de su gabinete, de cualquier orden, sea sancionado por corrupción, se hará responsable al partido que lo postuló”, propuso Káiser.

“La comunicación de tres sanciones en el lapso de un año será causal directa de pérdida del registro como partido político nacional”, agregó.

El experto del IMCO además agregó que se conversa con otras ONG’s y sociedades civiles que estén interesados en el tema. 

“El País ya no aguanta, éste debe ser un tema de corresponsabilidad. Los partidos tienen que seguir siendo responsables cuando ganan y gobiernan”, dijo.

Y justamente comparten la opinión de muchos mexicanos: los partidos deben hacerse responsables. El Partido Revolucionario Institucional debe hacerse responsable de la generación más corrupta de gobernadores, esos del ‘Nuevo PRI’: Fausto Vallejo, Rubén Moreira, Ángel Aguirre, Javier Duarte, César Duarte, Rodrigo Medina, Roberto Borge o Guillermo Padrés.

“Es muy fácil que después de que cometen los actos de corrupción, los partidos simplemente se deslindan con expulsiones”, coincidió Max Káiser.




Escrito por: Diego Velázquez R.