Header Ads

La hipocrecía del diario la Jornada, le aplica medidas neoliberales y capitalistas a sus trabajadores


Si bien al principio, durante sus 32 años de existencia el periódico La Jornada era un diario progresista, de izquierda, que apoyaba a los campesinos, trabajadores, intelectuales y estudiantes, hoy tiene tendencia neoliberal en lo que respecta a sus trabajadores.

La empresa mutiló unilateralmente el contrato colectivo de trabajo y recortó 45 % de los ingresos de los sindicalizados.

La secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada, Judith Calderón, expresó: “No puede derrumbar sus cimientos, hacerle esto a los trabajadores; está dinamitando la base, no sólo ideológica, sino de personal”.

La empresa se ha negado a escuchar a los trabajares. Es una ironía que una empresa que ha apoyado a los trabajadores en sus páginas se niegue e apoyar a los suyos.

Empresa en crisis

La empresa ha sufrido otras crisis a lo largo de su historia. Pero es ahora cuando su nueva administradora, Carmen Lira, no quiere o no ha sabido resolver viejos conflictos. Los trabajadores ahora son tratados de una manera tiránica.

Luego de que las prestaciones de los empleados fueron una de las más justas del país, hoy están en peligro de perderlas, y sus ingresos han sido reducidos a la mitad.

Dejarán de recibir 20 días de aguinaldo; se reducirá su prima vacacional a más de la mitad, se suprimirán sus días económicos adicionales y la prima de antigüedad. También se reducirá la ayuda de transporte, la prima dominical, el fondo de ahorro, la ayuda para renta y premio de puntualidad.

Achacan este ataque a los nuevos asesores de la directora.  Judith Calderón califica este ataque de neoliberal

Esta crisis inició en 2015

Ya en  2015 los trabajadores aceptaron reducir 27% de sus prestaciones durante 14 meses, para ahorrar 21 millones de pesos. Sin embargo, la empresa jamás trasparentó el uso de ese dinero.
La empresa se comprometió a que no habría despidos, sin embargo usaron ese dinero para liquidar funcionarios. 

El problema económico desde entonces fue manejado con discreción. Ahora la empresa informa de “la impostergable necesidad de ajustar el contrato colectivo de trabajo en las circunstancias actuales, caracterizadas por una crisis generalizada del periodismo impreso, una difícil e incierta situación económica y nacional y una distorsión en las finanzas que ha llevado a destinar más de 90 por ciento de sus ingresos al pago de salarios y prestaciones”.
De este modo, la empresa se ha vuelto lo que critica en sus páginas.

En vez de generar nuevas estrategias para captar más dinero, se cree que el recorte a los trabajadores salvará la empresa.

Fundación de La jornada

El periódico surgió en 1984 cuando un grupo numeroso de trabajadores dejó el diario “Uno más uno” por problemas de censura y discrepancia editoriales profundas.

El diario fue apoyado no solo por el gremio periodístico sino por organizaciones, sindicatos y personas que apoyaron con dinero el nuevo proyecto.

Alternativas para salvar la empresa

Los trabajadores han propuesto un una campaña nacional, en el que un millón de personas compren acciones solidarias de 200 pesos. Así puede generarse un ingreso millonario que salve a la empresa de la crisis. Pero la dirección no quiere prestar atención a las propuestas de los trabajadores.



Escrito por: Alexander Garín Rojas