Header Ads

Mientras Rubí y familia disfrutan la fama, su abuelita de 97 años no tiene ni para comer



San Luis Potosí.- Mientras Ruby disfruta de la fama con su nuevo sencillo como solista llamado “No quiero nada”, su abuela de 97 apenas sobrevive.

La anciana vive en compañía de uno de sus hijos, hermano de Crescencio, el padre de la que fura la quinceañera más famosa de México.

Viven de la recolección de plásticos, los cuales venden para malcomer. Sopa de fideo, frijoles o algunas papas conforman su alimentación.


El periódico Excélsior recoge la información del medio local Antena San Luis de que en casa de la abuela de Rubí se viven carencias.

El tío de Rubí está saliendo de una cirugía de cataratas y no puede trabajar de momento.
Crescencio no se para ni de chiste en la vivienda. De hecho, estos familiares ni siquiera fueron invitados a la magnánima fiesta.

En tanto, el señor Crescencio ha sido exhibido como prestamista y se le acusa quedarse con trampas algunas propiedades de sus clientes.

Ruby, por su parte, está centrada en promocionar su próximo material discográfico y en mostrar su vida de comodidades en sus redes sociales.



Escrito por: Alexander Garín Rojas