Header Ads

Sacerdote estuvo encarcelado por tener relaciones con niños, nuevamente es reintalado en su puesto




A pesar de que la Procuraduría General de la República (PGR) acusó al padre Henry David Betancourt Morales del delito de pornografía infantil en Puebla en 2014, este religioso fue absuelto y liberado en abril de 2016, por lo que ya fue reinstalado en la congregación de Los Salesianos de San Juan Bosco en Puebla.

El religioso ingresó el 4 de febrero del 2014 al penal de San Miguel debido a su almacenamiento de videos o imágenes de personas menores de 18 años de edad con actos sexuales o exhibicionismo corporal con fines sexuales, reales o simulados sin fines de comercio o distribución. Pese a ello, Betancourt Morales fue liberado el 29 de abril del año pasado.


Tan como el portal de noticias Página Negra dio a conocer, el 21 y 22 de febrero de 2013 la PGR cateó el oratorio de San Juan Bosco de la capital poblana, ubicados en las calles 17 Poniente y 78 poniente, donde aseguraron documentos, equipo de cómputo y teléfonos celulares.

Entre las cosas que encontraron en dicho cateo, las autoridades decomisaron un par de discos duros, además de interrogar a los clérigos Víctor Manuel Flota, Andrés Ibarra, al rector Cirilo Valdés así como a Betancourt Morales, a quienes se les preguntó sobre su relación con los más de 2 mil niños entre 10 y 17 años de edad, quienes estaban inscritos en los talleres de valores y en las actividades deportivas que se desarrollan en los dos oratorios.

En los cateos, fuentes de la PGR confirmaron que en los equipos encontrados, propiedad de Betancourt, estaba una computadora marca Lenovo en donde había videos y fotografías que exhibían sus partes íntimas o sosteniendo relaciones sexuales, lo cual fue uno de los motivos por los cuales se ordenó la aprehensión en su contra.

También, el portal de noticias perteneciente al Periódico Central informó que se contactó con Daniel Beltrán, abogado del sacerdote, quien señaló que su cliente nunca le pudo explicar de qué crimen se le acusó.

“No me ha sabido explicar bien de qué se le acusa. No sabe. No le han informado el delito por el que lo tienen preso, lo mantuvieron incomunicado durante la detención y recibió tratos pésimos. Sí, le mostraron la orden de aprehensión correspondiente pero eso no daba pie para que fuera objeto de maltrato”, señaló Beltrán.