Header Ads

La UNAM e IPN nos explican si afecta el eclipse a las embarazadas





Habrá un eclipse solar el próximo 21 de agosto. Y las mujeres embarazadas están muy preocupadas, pues se dice que éstos afectan al producto que llevan en el vientre. Para saber si es mito o hay algo de realidad, científicos de la UNAM y el IPN, los centros de investigación científica de mayor prestigio del país, se han puesto de nuevo a investigar.
Desde tiempos antiguos se cree que, si una mujer embarazada se expone a la presencia de un eclipse, o lo mira de frente, tendrá un hijo malformado. 

Actualmente, se sigue creyendo que causan también labio leporino.

Lo que los científicos saben a ciencia cierta es que la exposición fuerte a cualquier radiación, como la luz solar o los rayos ultravioleta, daña la salud, incluyendo la de los bebés en gestación. 

En redes sociales ha cundido, por causa de este próximo fenómeno solar, desde el pánico hasta la burla de quienes recomiendan, para que las futuras madres no sean afectadas, usar un pañuelo rojo o un alfiler.

La preocupación ancestral se refiere tanto a los mitos lunares, por creerse que afectan los ciclos propios de la mujer como la menstruación y la gestación, como los solares que, a decir de muchas culturas primitivas, tienen poderes mágicos nocivos.

Sin embargo, hasta el momento todas las investigaciones que se han hecho, incluso la más reciente, con la mejor tecnología para medir los efectos de las particulares radiaciones de los eclipses solares (que en prácticamente nada difieren de las normales del sol), han encontrado que éstas no afectan la gestación, aunque sí pueden afectar vista, por lo que no hay que mirarlos directamente, sino por medio de instrumentos adecuados.



Escrito por: Alexander Garín Rojas