Header Ads

Empleados de gobierno de Oaxaca venden los radios de alertamiento sísmico comprados con dinero del FONDEN




Los equipos de alertamiento sísmico que deberían estar colocados en instituciones educativas, templos, instituciones privadas y públicas para alertar a la ciudadanía sobre un movimiento telúrico, se comercializan a precios de remate en las redes sociales.


Después del sismo con magnitud 8.2 grados que azotó el estado, estos aparatos se ofrecen hasta en 3 mil 500 pesos, los cuales tendrían que ser distribuidos únicamente por las autoridades de Protección Civil estatal y federal.

Para ofertar los alertamientos, los vendedores refieren que están conectadas a las bocinas que se ubican en diferentes partes de la ciudad de Oaxaca y municipios conurbados, así como a los aparatos que operan las empresas contratadas por las autoridades de protección civil.

Además, exponen que funcionan las 24 horas y los 365 días del año, con una sonorización de 25 metros cuadrados sin alta voz.






Alarmas sísmicas como estas se pueden adquirir en tiendas dedicadas a la ventas de productos electrónicos, sin embargo, modelos como el de la imagen son los que dispuso el gobierno estatal y federal para los estados de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, además de la Ciudad de México y tienen una leyenda que advierte que fueron adquiridos con recursos del Fonden.


En fechas recientes, un reportaje publicado por el portal Animal Político, señala que estos aparatos fueron adquiridos con recursos del fideicomiso del Fonden para el proyecto de la Red Sísmica Mexicana segunda fase.

En ese sentido refirió que la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), reconoció que desde 2012 se adquirieron 6 mil radios de alertamiento sísmico, de los cuales el 60 por ciento de esos nunca fueron distribuidos y llevan más de cinco años guardados en bodegas.

Por si fuera poco, los 2 mil 546 aparatos restantes que corresponde el 40 por ciento, solo se distribuyeron en los municipios de la región de los valles centrales del estado. Por ello, Juchitán –donde murió el mayor número de víctimas por el sismo del 7 de septiembre– no tenía ni una alerta, refiere la información.


En un día, 274 réplicas

Desde la noche del 7 de septiembre en Oaxaca y Chiapas no ha dejado de temblar, en promedio se registran diariamente 274 réplicas del terremoto.

Datos del Servicio Sismológico Nacional (SSN), refieren que hasta las 16:00 horas de este miércoles se habían registrado mil 806 réplicas, principalmente en la zona del Istmo de Tehuantepec.

Las réplicas se han sentido en mayor número en la zona de Salina Cruz, Juchitán, Tehuantepec y municipios aledaños que aún siguen devastados por el terremoto de Magnitud de 8.2 grados.
Debido a esta gran cantidad de sismos que se han registrado en estos últimos seis días, las autoridades estatales mantienen la suspensión de labores educativas en los 41 municipios declarados como zona de desastre.

La magnitud de las réplicas oscilan entre los 3.5 a 5.4 grados, el mayor de 6.1 registrado minutos después del terremoto.

De acuerdo a los especialistas que realizan el monitoreo de estos fenómenos naturales, las réplicas podrían registrarse por varios días, incluso por varios meses más después de un gran sismo como lo ocurrido el 7 de septiembre.

Personal del Servicio Sismológico reiteró a la ciudadanía que los sismos y mucho menos las réplicas pueden predecirse, por lo cual se descartó que se tenga información sobre otro terremoto.